Actualizado hace: 2 horas 40 minutos
Pedro Loor López
Caballo Viejo…

El título de esta opinión no tiene nada que ver con esa hermosa canción del folclor venezolano que inicialmente fue una tonada llanera del compositor y músico Simón Díaz, que ha sido grabada en más de diez idiomas y existen 325 versiones. Nos quedamos con la demopedia que dice “caballo viejo no aprende paso”.

Domingo 19 Enero 2020 | 04:00

Me voy a referir al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), que nació en 1928 siendo presidente el Dr. Isidro Ayora, con el nombre de Caja de Pensiones y desde entonces a esta época su vida ha sido muy compleja, una metamorfosis enfermiza y problemática.
El actual presidente del Consejo Directivo del  IESS, Dr. Paúl Granda, muy allegado a Don Lenín, confiesa que el Gobierno no ha cumplido en su totalidad con las obligaciones del 2019 y queriendo compartir las irresponsabilidades dice que hay que realizar transformaciones profundas que ya fueron entregadas a la Asamblea y no les dan el trámite que por ley corresponde.
Dr. Granda, he leído su currículo, excelente, extraordinario, a diferencia del IESS que teniendo una larga trayectoria que le da experiencia, su accionar es negligente, sus recursos son abundantes, igual que sus aportantes, pero se vive en la necesidad y penurias, que no hay insumos para el trabajo, que faltan camas para internarlo, las emergencias muchas veces se las trata con parsimonia, cuando se llama al call center el ánimo de los recepcionistas en ocasiones es de grosella. Si el afiliado necesita de un especialista es misión imposible para el solicitante. Le cuento una, 14 meses solicitando una derivación, la respuesta es la misma en diferentes consultas, el médico a manera de disculpa muestra la pantalla del computador que dice: 
Paciente: Pedro Loor López
Dependencia: oftalmología
No se pudo asignar cita solicitada.
No existen agendas disponibles.
Después de leer la negativa, la reacción es natural: ¡inconformidad! Se le comenta a la autoridad y esta responde que lastimosamente es así, pregunto qué es así y digo: “así es el perverso sistema centralista, esto lo vamos a denunciar”. Esa persona contesta con aires de insolencia: “toda denuncia será contestada”. 
Para concluir me solidarizo con el noble animal que ha servido al hombre hasta en la necedad de las guerras, en la paz, en la libertad, en el trabajo y sin embargo viviendo un promedio de 28 años se lo margina por ser viejo. El IESS alcanzó los 90 y todavía no aprende, no marca el paso.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala