Actualizado hace: 1 hora 38 minutos
¿Quién apagará el tizón?
¿Quién apagará el tizón?
Por: Leonardo Moreira Delgado
leomodel3@gmail.com

Jueves 16 Enero 2020 | 04:00

Se pronostica unos meses de intenso calor en nuestra región. Ya para nadie es sorpresa que las altas temperaturas se deben al calentamiento global, cuyo nivel de conciencia por salvaguardar la naturaleza, al parecer solo queda en grandes cónclaves y discursos de los líderes mundiales y no en desarrollar acciones pertinentes que favorezcan la vida en el planeta.

La última cumbre se realizó entre el 2 y 13 de diciembre del 2019, en Madrid, denominada COP25, donde la ONU pidió más ambición a los países para hacer frente a los retos “inminentes” de la crisis climática, concretando el Acuerdo de París, que entrará en vigor este año y que buscará limitar el calentamiento global a 1,5°C.
Esta es una guerra de agresión contra el planeta, que la especie humana inició y que el planeta ahora contraataca, igual o menos de preocupante que el tizón de la corrupción, la impunidad y la injusticia, que aún sigue prendido gracias a las convenientes manos, mentes y corazones de los depredadores que ostentan el poder político y económico. 
Es difícil predecir cuál de estos dos males es más letal para la humanidad. Para el primero la ciencia nos ha dado la solución, para el segundo caso existen los valores morales, pero encontramos que hay una notable conveniencia para no recurrir ni a la ciencia ni a la moral, ya que las evidencias nos dicen que aumenta el proceso de “combustión”, haciendo que muchos “politiqueros” sigan campantemente “tizoneados”. 
En sentido figurado, Ecuador ya tiene suficientes “tizones”. Hemos llegado a la cúspide de la deshonra política, sin estimación social y ética, con una “llamarada” de mala reputación, que perjudica el entorno social y todos los aspectos de la vida cultural, donde la juventud es la más perjudicada al no encontrar un referente de patriotismo. 
Ojalá en este nuevo año se eleve el nivel de conciencia cívica en la ciudadanía. Ojalá los centros de educación en todos los niveles ayuden a orientar razonablemente a la población, para con estos atributos sociales apagar los malévolos tizones y las altas temperaturas que están depredando las vidas.
Finalmente, que esto sirva de seria advertencia para que los que “tengan rabo de paja no se arrimen a la candela, ya que el tizón está prendido y hasta el rabo se les quemará”, como dice una de las estrofas de una canción de La Sonora Dinamita.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: