Actualizado hace: 22 minutos
Walter O. Andrade Castro
A prueba de políticos

Lunes 13 Enero 2020 | 04:00

La mayor virtud de adoptar el dólar como moneda nacional, además de aquellas que le son propias,  es que se convirtió en Ecuador en una moneda que resistió y resistirá “sin despeinarse” la conducta de nuestra clase política y de los políticos. No importa lo que digan, las peleas que promuevan o los conflictos en los que se involucren: el dólar siempre conseguirá enfrentar esos desacuerdos  y salir airoso, su poder adquisitivo se mantendrá y  continuará, con ello, ofreciendo los beneficios, a  todos los ecuatorianos,  sin importar su credo político, sexo, o condición social,  de contar con una moneda que no pierde valor.  

Sin embargo - se ha repetido hasta el cansancio-  el modelo monetario en vigencia sí podría lesionarse  si es que se hacen cosas que no deben hacerse. El impuesto de salida a las divisas, por ejemplo, es un atentado a la dolarización. Y lo es por una razón muy simple que se ha dicho también innumerables veces: si se tiene el dólar como moneda propia hay que facilitar su ingreso y el impuesto en la práctica frena su ingreso, además de elevar los costos de producción.  ¿Quién va a traer dinero hoy  si mañana tiene que pagar por transferirlo?  Puro sentido común.  
Los políticos, entonces, por el bien del país y del pueblo al que siempre dicen representar y al que le  prometen una y otra vez luchar “incansablemente” por su bienestar, a lo primero que deberían comprometerse es a defender la dolarización a ultranza.  Esto quiere decir promover y gestionar los cambios para facilitar el ingreso de divisas, lo que es igual a realizar los ajustes que sean del caso en el esquema legal del país para que nuestros productores puedan competir con éxito por el mundo y sobre todo para que los ciudadanos ecuatorianos puedan adquirir viviendas a plazos más largos que los actuales.  
Y si estas razones  no fueran  suficientes, los políticos deben comprender que haciendo los ajustes en esta materia, mantienen el poder adquisitivo del más pobre.  Esto es lo importante. Los ricos, después de todo, siempre han mantenido  reservas en dólares. 
Los políticos, así mismo, pueden darse cuenta que establecidos los cambios para asegurar el ingreso de divisas y la creación de empleo a través de una reforma laboral coherente con la moneda que tenemos como propia, el pueblo, el que otorga el mandato, los premiará con sus votos y el  dólar seguirá como moneda a prueba de políticos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala