Actualizado hace: 32 minutos
Marcelo Toala Rivas marcelotoalarivas@yahoo.com
La clase política

Parte de los problemas que se observan en el país es responsabilidad de la clase política nacional que nos dirige, su miopía y egoísmo por las ansias de poder concentradas en las futuras elecciones, también se expresa en sus voceros locales, reproduciendo las mismas lógicas.

Domingo 12 Enero 2020 | 04:00

 

En lo local no se observa a sus voceros discutir y proponer sobre los temas fundamentales del desarrollo local, en el caso concreto: cómo enfrentamos los objetivos de la Agenda 2030, cómo sostenemos servicios públicos de calidad, las desigualdades estructurales, cómo incrementar las áreas verdes y ecosistemas, cómo incrementar el ingreso bruto de los contribuyentes con actividad económica en el cantón, la participación ciudadana en el proceso de desarrollo, la sostenibilidad institucional, cómo mantener y fortalecer el prestigio que nos ha permitido como Municipio insertarnos en las finanzas internacionales; son algunos temas que se podrían tratar en el debate público.
Los momentos actuales exigen una clase política seria, empoderada de los temas fundamentales del desarrollo integral, que no se entrampe en las formas para poder discutir lo de fondo. Nuestra clase política local está obligada a renovarse y elevar el nivel de debate, de lo contrario se extinguirá como los dinosaurios. Más aún como sociedad, correremos el riesgo que llegue al poder la vanidad, el egocentrismo y la demagogia, reproduciendo viejas prácticas que están siendo superadas en los actuales momentos en el tratamiento de la gestión pública local.
Es la misma clase política que en la Asamblea Nacional fue la gran ausente sin tomar posición en las últimas jornadas de protestas sociales: con el pueblo o con las elites?  Su silencio cómplice quedará para enterrarlas en las urnas en las próximas elecciones.
Esto hace cambiar la mirada a las organizaciones sociales en su mística e innovación de sus banderas de luchas; ejemplo en local, la Asociación Cristiana de Jóvenes en la propuesta de movilidad sustentable para Portoviejo. 
El segundo paso del movimiento social es seguir acumulando fuerzas en el llamado a la gran unidad nacional de la corriente progresista, innovando sus banderas de luchas y en lo local de apropiarse de los temas fundamentales del desarrollo; construir sobre lo construido es una línea de acción en lo local. 
Existe una generación intermedia que es la llamada a abanderarse de estos elementos fundamentales del desarrollo, en sus manos caerá la posta del relevo generacional.
Venceremos!!
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala