Actualizado hace: 34 minutos
OSWALDO VALAREZO CELY oswaldovalarezo@hotmail.com
Dolarizados

Tres pequeños países, Panamá en 1904, Ecuador en 2000 y El Salvador en 2001 son los únicos en Latinoamérica que dolarizaron su economía. En el nuestro fue una medida desesperada, consecuencia de graves problemas financieros derivados de daños del fenómeno El Niño, baja del precio del petróleo, inflación galopante y quiebra del sistema bancario.

Domingo 12 Enero 2020 | 04:00

Al inicio muchos consideraron la drástica decisión como  “un salto al vacío”. Dos décadas después la dolarización es protegida por gobiernos de  distintas  tendencias como  política de Estado  porque estabilizó nuestra economía, fortalecida  por  mejores precios  del crudo. La elevación de   los costos de producción obligó al sector  productivo a ser más  eficiente (camaroneros, bananeros, floricultores). 

Con relación a los países vecinos nos perjudicamos por  el   incremento en el costo de bienes y servicios, pero nos favoreció  el tipo de cambio por la  estabilidad del dólar frente a  las devaluaciones de sus monedas nacionales. Tenemos ventajas   cuando les compramos, pero  somos menos competitivos  para venderles nuestros productos no petroleros.  
El establecimiento del dólar en Panamá ha sido posible gracias al largo tiempo de adoptado, en sus inicios como condición por  las grandes inversiones  de Estados Unidos. En El Salvador la dolarización se afianza en las remesas de dólares de sus  migrantes con  ingresos anuales sobre los 5.000 millones de dólares, duplicando  lo que recibe Ecuador por el mismo concepto. 
Al  tener igual moneda los tres países, supondría una  similitud en precios de artículos de primera necesidad y otros menos prioritarios, pero no es así debido a sus propias  condiciones. Tomando datos actualizados del costo de  alimentos, bebidas, combustibles, autos, vestimenta, vivienda, etc., disponibles en  la página  preciosmundi, vemos que Ecuador tiene los  precios más bajos en alimentos y bebidas  (deduciendo que pueda deberse en  parte al subsidio de los combustibles),  al igual que el alquiler de viviendas. Por el contrario, vestimenta, calzado, autos  y productos importados son más elevados que en los otros dos países. 
En todo caso, Panamá resulta ser el más costoso de los tres, posiblemente porque los panameños tienen  mayor capacidad adquisitiva, pues su salario mensual promedio es más elevado (710 dólares)  que   los 400 de El Salvador y los 520 de Ecuador. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala