Actualizado hace: 5 horas 13 minutos
Boris L. Zambrano Cabrera
Montañas azules

Domingo 15 Diciembre 2019 | 04:00

Entre septiembre y diciembre de cada año nuestras montañas se vuelven azules y no es por algún fenómeno natural sino por una acción antrópica, es decir, causada por el ser humano y nadie hace nada por evitarlo. Se trata de la quema de desmontes antes de la llegada de las lluvias en suelos que recibirán las semillas de diferentes plantas que permitirán obtener cosechas para alimentación humana y animal. Esta acción destructiva disminuye la capacidad del suelo para producir porque se pierden nutrientes y microorganismos que son vitales para la tierra, al tiempo que millones de toneladas de sustancias como dióxido de carbono -gas de efecto invernadero- llegan a la atmósfera y el aire es irrespirable.

Mientras tanto, autoridades de los ministerios de Agricultura y Ambiente no hacen nada para evitar esta catástrofe. Tampoco intervienen el GAD Provincial y los GAD Municipales. Nadie hace nada en momentos que el cambio climático afecta gravemente nuestras vidas. Y la deforestación también avanza rápidamente sin control alguno. Desde esta tribuna sugiero elaborar folletos y afiches informativos conteniendo, entre otras noticias, las siguientes:
Daños, como pérdida de nutrientes y microorganismos –pérdida de agua –pérdida de la capacidad del suelo para retener agua –contaminación de las fuentes de agua por cenizas.
Para conservar el suelo, los restos de plantas se entierran en zanjas de poca profundidad, cada año en distintos lugares – si no es posible enterrar, apilar en algún lugar del terreno para que la basura no sea arrastrada por las lluvias –aplicar técnicas de agroecología –arar terrenos de lomas en contorno –hacer canales laterales para distribuir agua de las lluvias por todo el terreno.
Forma de distribución en charlas a los estudiantes de escuelas, colegios y universidades al tiempo que se entregan folletos y afiches; a través del Seguro Social Campesino y de otras organizaciones comunitarias; o por la vinculación universitaria y la visita de técnicos al sector rural.
Creemos que el asunto clave es la implantación de fincas comunitarias demostrativas adonde acudan los agricultores a observar y aprender nuevas técnicas de producción como la agroecología, conservación e intercambio de semillas, conservación del suelo y del agua, reforestación con plantas nativas, entre otras actividades. Quemar el suelo mata, mientras quien lo hace tiene que gastar mucho dinero en abonos y fertilizantes químicos, generando otros problemas igual de graves para el ambiente.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala