Actualizado hace: 4 horas 35 minutos
Childerico Cevallos Caicedo
La vocación a servir

Domingo 15 Diciembre 2019 | 04:00

Acaba de realizarse una jornada más de operaciones a cargo de la Fundación Rostros Felices, cuyo objetivo principal es el de atender a personas -especialmente niños de corta edad- que nacieron con problemas de labios leporinos, paladar hendido y tienen secuelas graves de quemaduras, para ayudarlos a superar esta anomalía y que el futuro se les proyecte esperanzador.

Es una labor titánicamente enaltecedora, tremendamente humana y superlativamente cívica, por el esfuerzo denodado de sus protagonistas, la calidez y vocación de estos impuestas por lograr su objetivo; y por la entrega que hacen a la comunidad de futuros ciudadanos liberados de aquellos complejos que les hubieran impedido una integración normal a la sociedad.
Son miles los beneficiados directos de la reconstrucción de sus rostros por intervención de manos expertas, manejadas con devoción por profesionales al servicio exclusivamente del amor al prójimo, hacedores de sonrisas que con satisfacción esbozan los pacientes y que son multiplicadas con las de sus familiares y de la ciudadanía toda, que celebra tan benefactora labor.
Esta extraordinaria actividad tiene un responsable: Jorge Palacio, cirujano plástico portovejense, quien al mando de un valioso equipo médico desde hace más de cuarenta años visita Manabí para devolver sonrisas, afianzando la estructura familiar.
En similar acción de beneficio en el campo de la salud, en el presente año la organización privada Starkey se hace presente en Manabí con la donación de audífonos de alta calidad para personas con discapacidad auditiva. En esta primera vez entregó cerca de quinientos a igual número de personas, muchas de los cuales recién empiezan a oír gracias a la alta tecnología de los adminículos concedidos.
El artífice de esta altruista labor es Jorge Federico Intriago, exgobernador rotario del distrito 4400, Ecuador.
Son dos historias con inmaculados objetivos y orgullosos resultados, convergiendo en ambas la intervención directa del movimiento rotario internacional, a través del Club Rotario de Portoviejo, con la colaboración del Ministerio de Salud, la municipalidad de Portoviejo y generosos ciudadanos.
En tiempos en que la violencia física y moral amenaza con sacudir al país, cuando vientos de corrupción persisten en azotar la honestidad ciudadana, ejemplos como los citados reafirman la grandeza del corazón de ecuatorianos que anteponen a sus intereses particulares su vocación a servir.
Es una eficiente manera de hacer patria.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala