Actualizado hace: 4 horas 33 minutos
Diego C. Delgado Jara
El reino de la impunidad

Domingo 15 Diciembre 2019 | 04:00

Organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, y la Unión Europea, establecen que durante los diez años del correísmo “el monto de los dineros perdidos rondaría los 70.000 millones de dólares”, del cual “las cifras por corrupción en compras públicas habría alcanzado los 40.000 millones”. La información la publicó La Hora, el jueves 4 de octubre del 2018, en su primera y otras páginas. 

El candidato y luego presidente reconocido Lenín Moreno ofreció de manera solemne que impulsaría “una gran cirugía contra la corrupción”, y que conformaría una Comisión Anticorrupción similar a la de Guatemala con la colaboración de las Naciones Unidas, que no le cuesta un solo centavo a este país porque la financian la ONU y la Unión Europea, aplicándose, según el convenio, las leyes de ese país y la participación de jueces de esa República.
¿Qué se ha hecho, en el campo jurídico y de manera efectiva, para recuperar un solo dólar en los más de treinta meses de gobierno de Lenín Moreno? ¡Nada! ¡Absolutamente nada! ¡Me remito a los hechos! ¡No existe un solo proceso por peculado o enriquecimiento ilícito contra la plana mayor del gobierno precedente! ¡El más grande beneficiario de la gestión de Lenín Moreno con este proceder, en este campo, es sin duda Rafael Correa! ¡Hablan las evidencias! ¡Correa lo impuso como presidente, con un proceso electoral turbio, con un CNE 100% de miembros de Alianza Pais, con 1’617.486 electores fantasmas, y un sistema electrónico trucado! ¡Luego, muy agradecido por sus posibilidades de impunidad, condecoró al presidente del CNE, Juan Pablo Pozo, por los servicios prestados!
¡En vez de iniciarse acciones penales por peculado y enriquecimiento ilícito resulta que está quemada la Contraloría en tres incursiones sospechosas, reiteradas y hasta quizá consentidas, para consumir todos los archivos! Y nada hace suponer que las cosas cambiarán con un nuevo gobierno. Se avizora un nuevo proceso electoral engañoso para que las leyes de Correa y sus políticas nefastas sigan vigentes. Existe una dictadura electrónica de apariencia “democrática” con alfiles clonados en turno. ¡La República está secuestrada y maniatada! ¡La impunidad se pasea oronda a todos los niveles mientras el pueblo empobrecido clama por sus angustiosas necesidades!
Sin embargo existen voces que no se han callado. He leído, por ejemplo, las opiniones del columnista Julio Villacreses sobre el manejo turbio, perverso y hasta cruel de los fondos para la reconstrucción de Manabí. La ciudadanía también tiene su papel que cumplir.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala