Actualizado hace: 6 horas 50 minutos
Vicente Abril Mendoza
¡Habrase visto tamaña insolencia!

Domingo 01 Diciembre 2019 | 04:00

¡Qué horror! ¡No puede ser! ¡Qué abusivos! ¡Habrase visto tamaña insolencia! Estos son los términos que utilizan quienes, prevalidos de su poder económico, detentan el poder político del país. El levantamiento indígena y popular y la propuesta anticrisis presentada al gobierno, representantes de la ONU y la Conferencia Episcopal, continúa causando reacciones en las élites antes mencionadas.

Los sectores dominantes, acostumbrados al manejo excluyente, exclusivo de la política, la economía de la sociedad ecuatoriana, no admiten la irrupción en la vida del país de indígenas, trabajadores, estudiantes y pobladores con sus propias propuestas que responden a sus intereses postergados por años. A los burgueses les molesta que los cholos, chagras, montuvios, desarrapados actuemos con independencia de clase, que pensemos por nosotros mismos y que esa actuación, ese pensamiento reproche el statu quo, la propiedad mal habida, la vida de zánganos que llevan a costa de la explotación de las masas. 
Eso explica que todas las declaraciones de Jaime Vargas o Leónidas Iza sean objeto de censura por parte de los “analistas” y de las cadenas televisivas y den interpretaciones antojadizas, pretendiendo generar animadversión en la población. No les perdonan los altos niveles de organización que reflejaron los movimientos sociales, indígenas, populares, de izquierda en el levantamiento que arrinconó al gobierno, derrotó al FMI y aisló al correísmo, obligando la derogatoria del Decreto 883, como tampoco aceptan que esos movimientos tengan la capacidad de responder de forma coherente frente a la crisis económica con la propuesta de un nuevo modelo. 
Este movimiento popular debe dar un gran salto y entender que para cambiar el rostro de esta patria y conquistar las aspiraciones populares se requiere ser Gobierno, pero con una amplia unidad como se demostró en la instalación del Parlamento de los pueblos, que aglutinó 182 organizaciones y presentaron una propuesta económica y política; que no les gusta a los que se creen predestinados para gobernar, porque afecta sus intereses y han levantado una campaña que busca quitar valor y razón a sus propuestas.
Para la rancia oligarquía, los luchadores de las jornadas de octubre no fueron más que delincuentes, terroristas, zánganos, violentos, hordas de salvajes. Con esa mentalidad decidieron levantar un cerco informativo y de forma deliberada optan por decir verdades a medias y mentiras totales que ha devenido en un estado de desinformación y de ocultamiento de los causantes de la crisis en que vive Ecuador.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala