Actualizado hace: 7 horas 53 minutos
Childerico Cevallos Caicedo chcevallos@yahoo.com
Calles estrechas

La ocurrencia de un incendio en un sector céntrico de Portoviejo, en casa ubicada dentro del perímetro que ha recibido las mejoras de la regeneración municipal, ha puesto nuevamente en primer plano la discrepancia existente por los cambios oficiales en lo referente a la arquitectura, diseño y presentación del área beneficiada. Específicamente, en este caso se trata de la dimensión de las calles, inconformidad expresada de manera general por una respetable cantidad de ciudadanos, que han manifestado su contrariedad por la reducción del ancho de las mismas.

Domingo 01 Diciembre 2019 | 04:00

Es que ahora son más angostas, con restricciones al estacionamiento para evitar obstáculos al libre tránsito vehicular que pudiera causar, precisamente, la estrechez que presentan actualmente estas arterias viales.
El flagelo mencionado dio pauta para que se reavivara la discusión acerca de lo que, para unos, ha sido un error reducir el ancho de las calles. Señalan que las motobombas del Cuerpo de Bomberos tuvieron dificultades para llegar porque el tamaño de las mismas les reduce maniobrabilidad, sobre todo para virar en las esquinas.
Y en eso hay mucho de cierto.
Sin embargo, los bomberos tienen vehículos contraincendios de menores dimensiones que pueden ser usados en estos casos.
Por ello es que insisto en mi apreciación de lo vital y oportuna construcción - en proceso - de la central del Cuerpo de Bomberos de Portoviejo en el lugar donde siempre ha estado, en pleno centro de la ciudad, donde ejercería las labores directrices administrativas y serviría de base a vehículos ligeros, de acción rápida, para atender, de inmediato, las alertas en la zona regenerada hasta que lleguen los refuerzos, de ser necesarios.
Mas, de igual manera, es de insistir en la inmediata atención a la red de hidrantes, de aquella línea indispensable para el suministro del elemento único para el sofocamiento de los incendios, como es el agua, cordón umbilical de las operaciones de los “tragahumo” en su combate contra las llamas.
No es de esperar a que exista una catástrofe para recién afrontar la obligación. La carencia de hidrantes deja en indefensión a más de la mitad de la ciudad de Portoviejo en caso de incendios que no puedan ser controlados a tiempo por falta de agua.
El jefe de bomberos ha dicho que están en conversaciones con el responsable municipal para atender el déficit, lo que esperamos sea un proceso emergente por el bien de toda la colectividad.
Lo de la estrechez de las calles, queda como deber.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala