Actualizado hace: 5 horas 26 minutos
Oswaldo Solórzano Vallejo ing_o_solorzano@hotmail.com
El terminal terrestre

Se ha comentado sobre la conveniencia o no de la implantación del nuevo terminal terrestre en el sector del parque forestal. Yo no voy a insistir en los problemas que causaría a los centros de salud y educativos, hoy enfocaré mi preocupación hacia el comercio.

Miércoles 20 Noviembre 2019 | 04:00

Nuestra ciudad se mueve exclusivamente por el  comercio, aquí no hay turismo y la burocracia se fue de paseo a otros cantones. Pero, han pensado ustedes todo el esfuerzo que han realizado quienes se asentaron en las inmediaciones del actual terminal terrestre, sitio que fue señalado por costosos estudios anteriores como el lugar idóneo para que funcione este servicio. Se han construido hoteles, hostales, pequeños negocios y toda esta gente ha cimentado sus esperanzas en lo que han logrado durante su vida para mantener a sus familias.

Creen ustedes justo que de un plumazo se los deje en la calle y no solo eso; con el traslado del terminal, es verdad que se genera un nuevo polo de desarrollo y comercio en la zona del parque forestal, pero será un comercio que brindará beneficio solo a los capitales foráneos que con justa razón llevarán sus ingresos y utilidades a su lugar de origen cuando esos dineros deberían quedarse en la ciudad.
Insisto en el comercio y me pregunto si no se han dado cuenta que la tristemente llamada zona cero es el corazón comercial de la ciudad y que esta es alimentada por toda la gente que llega al actual terminal  y que caminando o en vehículos llegaban a realizar sus actividades en este sector.
No logro entender qué razonamiento ha primado para perjudicar a tanta gente cuando la primera obligación de quienes forman el GAD municipal es lograr el bienestar de los habitantes de la ciudad. 
Yo no soy muy preparado en las artes de la movilidad y desarrollo urbano, pero desde muy pequeño -y ya tengo ochenta años-, y aprendí que lo primero que se debe considerar para cualquier obra de desarrollo es el respeto humano, es decir no podemos llegar y destruir la tranquilidad de los ciudadanos porque a alguien se le ocurrió que más fácil es hacer obras nuevas y no se han detenido a estudiar todas las ventajas que tendría el repotenciar las instalaciones actuales donde hay espacio más que suficiente para todo lo que ofrecen en la nueva implantación.
Luchemos todos por un Portoviejo inclusivo, entendiendo que inclusivo significa que todas las personas tienen el mismo valor, sólo por la condición de ser humanos. La inclusión en la comunidad se da desde la primera infancia y debe suceder durante toda la vida.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala