Actualizado hace: 4 horas 45 minutos
Julio Villacreses Guillem juliocesarvilla@yahoo.com
¿Todos por Manabí?

Martes 19 Noviembre 2019 | 04:00

 He sido  testigo de muchos hechos que han marcado nuestra existencia, como fue el  terremoto del 16 de Abril del 2016.Con dolor vimos la tragedia, que causó muertes y damnificados. Miles  lo perdieron todo, convirtiéndose los manabitas en las víctimas de la impunidad.

También tengo en mi memoria la solidaridad espontánea de los ecuatorianos. Guardo para ellos una gratitud eterna. Pero así mismo, con indignación recuerdo al expresidente, quien hasta nos prohibía llorar... y seguimos llorando porque la promesa de reconstrucción nunca llegó. Peor la reactivación económica. Todo se lo llevaron. La historia lo juzgará y los organismos como la Fiscalía General y las organizaciones internacionales deberían investigar a dónde se fueron sus generosas donaciones, en especial las de la Comunidad Europea.
Sin embargo, el contralor subrogante del Estado, el sociólogo Pablo Celi, sorprendentemente concedió el recurso de revisión para todos los correístas del Comité de Reconstrucción y Reactivación Económica para Manabí y Esmeraldas por malversación de esos sagrados fondos, utilizados para obras no prioritarias. Ahora quieren más dinero para obras necesarias pero que no fueron bien planificadas, tanto es así que olvidaron el área de mariscos del mercado central y el Centro Comercial, que sorprenderme da espacios para  negocios ancla, perjudicando a los comerciantes locales.
Este perdón incomprensible que ofende a la memoria de las víctimas del 16 A, dado al cuestionado comité, es motivo suficiente para que el contralor sea llamado a la Asamblea Nacional, donde los legisladores manabitas y esmeraldeños deben seguirle un juicio político.
Por otra parte, un sector de conocidos ciudadanos, quienes penosamente han sido infiltrados por los incondicionales del prófugo del ático, camuflándose bajo la bandera del manabitismo, ahora sí, piden las obras que durante diez años nunca se hicieron a pesar de la bonanza económica, tratando de esta manera de levantar el descontento para intentar ahora desde la costa, el  golpe de Estado a la institucionalidad democrática. 
Ante esta maniobra de las fuerzas oscuras, es imperiosa una amplia unidad de los manabitas no comprometidos con el pasado y la corrupción. Por sanidad cívica y democrática, hay que deslindar con quienes han fracasado estrepitosamente en esta provincia.
El reto es para los sectores democráticos, que deben tener voluntad para dialogar, organizarse y desde el interés local, combatir el centralismo que consagró el correato en su constitución autoritaria. El objetivo que tenemos desde Manabí para Ecuador es construir una propuesta democrática alternativa al neoliberalismo y si no los proponemos lo lograremos. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala