Actualizado hace: 5 horas 36 minutos
Cultura
Washka, un collar ancestral

Las mujeres indígenas de Tungurahua nunca salen de su casa sin una washka (collar).

Martes 19 Noviembre 2019 | 04:00

Esta es una pieza que forma parte de su indumentaria y sobre todo destaca en las culturas Chibuleo, Tomabela, Salasaka y Quisapincha, publicó la web del diario lahora.com.ec.

La washka (en kichwa) no es un collar común y corriente; los colores de las piedras, la cantidad de hebras que se envuelven en el cuello y los adornos de plata, como monedas y cruces, que se colocan dispersos junto a cada esfera, tienen diversos significados. 
Cada detalle está relacionado con la cosmovisión andina y la posición socioeconómica de una mujer indígena.
Jenny Ainaguano, empresaria y comerciante, explica “que en la antigüedad todas las mujeres de su comunidad en Chibuleo usaban las washkas caras hechas con piedras de coral antiguo y plata, que les regalaban las abuelas. Pero hoy muy pocas las conservan y visten con ellas en el día a día”. 
En el pasado, los corales rojos, las piedras blancas y de tonos azulados eran los únicos materiales que se utilizaban para fabricar las joyas. Pero el alto costo de las piedras y la aparición en el mercado de las imitaciones de plástico influyeron en la desaparición de los collares originales.
 
La simbología. “Cada color tiene una simbología. Las washkas rojas, por ejemplo, representan la purificación y la fuerza. Las blancas son un símbolo de fertilidad, por esta razón en algunas comunidades las familias aún acostumbran a regalar un collar de ese matiz para augurar una descendencia numerosa”, afirma Ainaguano.
Para María Felipa Quinatoa, indígena de Tungurahua, las washkas son un símbolo del sincretismo (conciliar) de las creencias indígenas y la religión. “Las monedas y las cruces son adornos que empezaron a colocarse en los collares desde la época del mestizaje. Estas washkas son una muestra de cómo las creencias españolas se fusionaron con el pensamiento indígena”, menciona Quinatoa.  
 
Exhibición. Un informe publicado por el Centro Interamericano de Artes Populares detalla que en la Casa Museo de Riobamba se exhiben seis urnas que contienen casi un centenar de washkas, orejeras y watanas (pulseras) de seis parroquias de esa urbe. La exposición busca revalorizar estas joyas y fortalecer la identidad ancestral en la provincia. 
La tradición de utilizar la washka se está perdiendo, pues muchas venden sus joyas. 
Las washkas que tienen piedras de menor tamaño y entre dos y cinco hebras les pertenecen a las mujeres más jóvenes. Ellas las reciben al iniciar su adolescencia. Mientras que las piedras de coral más grandes se usan para hacer collares abultados, de entre seis y 12 hebras, y solo las pueden utilizar las mujeres más ancianas porque son las más sabias.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala