Actualizado hace: 4 horas 34 minutos
Roberto Baquerizo Carbo
Que se apruebe por la emergencia económica

Domingo 17 Noviembre 2019 | 04:00

Durante mi vida he visto variaciones en el pensamiento económico de las personas: de intervencionistas a economía de mercado, en un marco de respeto y libertad.  Por siempre el departamento de cambios del BCE, depósitos previos en defensa de un proceso industrial que nunca se desarrolló, tasas fijas de interés y confiscación de divisas.

La variación sustancial a una economía más abierta vino en época de Sixto; sin embargo, los controles fallaron y llegó, pocos años después, la crisis económica más grande que haya experimentado el país con el feriado bancario y la quiebra del sistema financiero.
Antes la banca solo cobraba por la intermediación entre depósitos y préstamos, ahora hasta por certificar que uno es cliente, por pagar y retirar dinero con la billetera móvil. En esta línea, resulta entendible la resistencia a ciertos artículos de la ley económica que se debate en la Asamblea, pues no es admisible que siendo los tributos y contribuciones de carácter general, se grave las ventas por encima de un millón de dólares y se elimine las deducciones por gastos personales a los de ingresos de $ 100 mil.
Rescato que es positiva la eliminación del anticipo del impuesto a la renta, que los servicios digitales paguen IVA; que tributen con 10 ctvs. cada funda plástica técnicamente es correcto, lo propio el impuesto a las bebidas energizantes, la declaración semestral del IVA e ICE , el régimen simplificado para microempresas, la promoción para los sectores culturales y artísticos, el descuento del 15 % a la matriculación de vehículos de valor hasta $20.000 y apoyos a las actividades ganaderas, agrícolas y agroindustriales en cuatro provincias; el financiamiento de la vivienda, la exoneración de recargos a las deudas por crédito estudiantil y la eliminación de aranceles a la importación de celulares y computadoras, entre otros.
Resulta interesante que los capitales no declarados se los registre -ojo con el blanqueo de los mal habidos-, que se incentive su retorno e inversión local. Estimo por la emergencia económica, por los esfuerzos demostrados durante las protestas entre el 3 y 13 de octubre y por el carácter transitorio de las contribuciones, para evitar profundizar la crisis y que a futuro no nos envuelva en un nuevo éxodo, que el proyecto sea aprobado.
La diferencia actual con respecto a cuándo se incrementó 2 puntos el IVA es que no hay terremoto, mas sí un anuncio claro de una catástrofe que se avecina y que impactará fuertemente en nuestras finanzas públicas. Eso sí, no es dable que a título de ello se trate de introducir cambios en el Banco Central del Ecuador, institución que en dolarización no tiene razón de ser, que se pretenda agregar más gravamen a la transferencia de dominio de la tierra y que el gasto público baje a cuentagotas.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala