Actualizado hace: 4 horas 33 minutos
Salud
Alerta con el exceso de bilirrubina

Después de su nacimiento, los bebés pueden sufrir de ictericia. Se trata de la coloración amarillenta de la piel.

Miércoles 13 Noviembre 2019 | 04:00

Carlina Barreiro se preocupó cuando al décimo día de nacimiento de su hijo, empezó a notar que su piel se puso amarilla y sus ojos también empezaron a tomar ese color. 

“Inmediatamente acudí al pediatra para detectar qué estaba originando este problema en mi hijo. Yo no lo sacaba al sol, pero el médico me recomendó hacerlo inmediatamente y el color de su piel cambió”, contó  Carlina.  Su hijo ahora tiene dos meses y el problema ha sido superado. 
El médico pediatra Wilmer Lino explicó que esta enfermedad se da cuando hay un alto nivel de bilirrubina en la sangre y esta no puede ser expulsada de forma normal.  
Esta es una sustancia amarillenta que el cuerpo produce cuando reemplaza los glóbulos rojos viejos. Durante el embarazo, la placenta elimina la bilirrubina de la sangre del bebé, pero cuando éste nace es el hígado del niño el que  se encarga de hacer este trabajo.
Lino hizo énfasis en estar pendiente con el color de la piel que presente el bebé al nacer y en los próximos siete días. 
El neonatólogo Pablo Mendoza explicó que hay varias causas que generan la ictericia. Una de ellas es por la incompatibilidad en el factor y grupo sanguíneo. “Por ejemplo, si la madre no es del mismo grupo y factor sanguíneo que el bebé, es común que aparezca la coloración amarilla al tercer día de nacido. Al tener esta incompatibilidad sanguínea se genera complicación para eliminar la bilirrubina del cuerpo”, dijo.
Por la incompatibilidad del factor sanguíneo Rh también se genera la ictericia y es la más grave. 
El médico explicó que, en este caso, si la mamá es del factor Rh- y el bebé Rh+ habrá una complicación, sobre todo si se trata de su segundo hijo. 
En estos casos puede aparecer la enfermedad hemolítica  del recién nacido, que destruye totalmente los glóbulos rojos del bebé y casi siempre se deberá realizar una exanguinotransfusión, que no es otra cosa que el recambio total de la sangre del bebé. 
Este proceso puede ser muy delicado.  
 
Otro factor.  También la ictericia puede generarse por la leche materna, que es cuando a través de la leche se transfiere un tipo de metabolito que interfiere con la conjugación de la bilirrubina y no permite su eliminación a través de las heces y orina.
El médico ratificó la importancia de que a las embarazadas se les realice un examen para conocer su grupo y factor sanguíneo. 
Los síntomas para detectar que el bebé está teniendo una ictericia son: la coloración amarilla en su piel y ojos, dificultad respiratoria, falta de apetito y decaimiento. 
Los médicos coinciden en la necesidad de que las mamás saquen a sus bebés a tomar el sol a diario. Lo ideal es hacerlo 15 minutos, ya sea en la mañana hasta las 10h00 o en la tarde a partir de las 17h00. 
En los casos no tan complejos se utiliza la luminioterapia o fototerapia. En casos más complicados se debe hacer una exanguinotransfusión.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala