Actualizado hace: 5 horas 15 minutos
Juan Carlos Luque Vera
De la ciencia al capricho

La noticia apareció en un medio de comunicación el 29 de abril del presente año.

Lunes 11 Noviembre 2019 | 04:00

 La noticia apareció en un medio de comunicación el 29 de abril del presente año. El alcalde de Portoviejo expresó que ya estaba definido el lugar donde se construiría la terminal terrestre y que posteriormente se realizarían los estudios, echando por la borda no solo el Plan de Movilidad contratado por el mismo municipio, que contempla tres alternativas de implantación y ninguna de ellas menciona el sector pretendido por el municipio, frente al parque forestal, sino que lo más anacrónico, es que se intente proceder sin considerar el mecanismo técnico-legal de la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA).

La EIA es la génesis que }sirve para evaluar y determinar el mejor sitio de implantación de un proyecto, basándose en la valoración de los impactos en función de las acciones del proyecto (tránsito, emisiones gaseosas, ruidos, vibraciones, entre otros) y los efectos al entorno (estructuras, afectación a especies, riesgos, accidentes, enfermedades, entre otras). 
La EIA evaluará alternativas de ubicación según las características de las áreas de Influencia Directa e Indirecta y Zonas de Sensibilidad Baja, Media y Alta. Este procedimiento, validado por la Autoridad Ambiental (Ministerio de Ambiente) -que dicho sea de paso debería pronunciarse para asesorar al municipio y evitar que sigan cometiendo exabruptos-, definirá la mejor alternativa de ubicación, anteponiendo el principio precautelatorio para la contaminación y no justificar la selección de un sitio basado en el argumento del que contamina paga con las medidas ambientales de mitigación, que en ciertos casos se resumen en colocar arbolitos. 
Estos argumentos pretenden evitar que se pierda tiempo y dinero, ya que la línea de base de la EIA demostrará mediante programas de modelación ambiental y evidencias tangibles, los tipos de impactos irreversibles hacia la avifauna y personas vulnerables, determinando la existencia de otros lugares apropiados para la ubicación, tal como lo han señalado varios profesionales de esta ciudad basados en análisis técnicos y económicos y que sin duda se expondrán en la etapa de Participación Pública del EIA, escenario imparcial que garantizará una verdadera recepción de aportes ciudadanos y no lo acontecido en el conspicuo “colectivo ciudadano” maniobrado para defender un capricho.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala