Actualizado hace: 4 horas 55 minutos
Walter O. Andrade Castro
Batalla por batalla

Descentralizar a profundidad es una manera de cercenar el centralismo, modelo de gestión que afecta a Manabí, como a la inmensa mayoría del país y que desde la independencia permanece, en cierto modo, inamovible con muy leves variantes. En esencia es absorbente y distribuye a su antojo la renta pública.

Lunes 11 Noviembre 2019 | 04:00

 Descentralizar a profundidad es una manera de cercenar el centralismo, modelo de gestión  que  afecta a Manabí, como a  la inmensa mayoría del país y que desde la independencia permanece, en cierto modo, inamovible con muy leves variantes.  En esencia es absorbente y distribuye a su antojo la renta pública. 

Las entidades autónomas que se crearon en el pasado,  como el Centro de Rehabilitación en el caso de Manabi y que no existen ahora,  fueron precisamente  respuesta a gritos desesperados  de la gente que reclamaba por la  desatencion del centralismo a las necesidades de las provincias.
En la práctica, entonces, descentralizar es una mutilación  al inmenso  poder del centralismo que es el que  decide, repito, que  hacer  con los fondos públicos.  Descentralizar es una expresión de libertad y es, así mismo, un modelo que establece y consagra derechos a las provincias. Por  tanto, en la medida de la intensidad y alcance  de las medidas descentralizadoras seremos más libres para  asumir responsabilidades,  y sobre todo para  tomar iniciativas para nuestro crecimiento y desarrollo.
En esta línea, la descentralización,  la siento  más viable en el corto plazo, luce como  mas fácil  para lograr acuerdos en la Asamblea porque  los males del centralismo, como queda dicho, los padece, en diferentes grados, todo el  pais.  
 
En el mundo existen modelos  eficaces para distribuir la renta pública y sobre todo esquemas jurídicos  que permiten  que cada región de un mismo país  forje  su propio destino.  Creo que esa debe ser la meta final. Pero mientras llegamos a ella hay que salir victoriosos   “batalla por batalla para ganar la guerra”.
Se habla ahora, por ejemplo, de la devolución automática del IVA del Gobierno central  a los organismos seccionales.    Bueno, esta es una batalla que hay que ganar para que nuestras instituciones inviertan sus fondos y no rueguen por ellos. Hay  que comprender que los gobiernos de todos los  colores,  viven  con sed  de liquidez permanente porque siempre gastan más de sus ingresos,  En consecuencia,  los gobiernos del pasado,  como los que vendrán en el futuro,  harán todo lo posible por inventarse una y mil  maneras de recaudar más y más.
La descentralización, entonces,  es una manera de decir que ciertos recursos no los puede utilizar el centralismo.  Así, poco a poco, pero con claridad, se pueden lograr fondos para obras en nuestras ciudades.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala