Actualizado hace: 25 minutos
Pedro Loor López bcc.calcetahistorico@gmail.com
Las plumas de Vargas

Las plumas de Vargas lucían vistosas, llamativas, a diferencia de su rostro que, pese a estar pintado, quería expresar u ocultar algo. El infalible juez, que es la conciencia, le recordaba su sospechosa actuación, no por la protesta social que es válida y en ocasiones se la aplaude; en octubre del 2019, la situación fue diferente, los aliados de la CONAIE: pagados, importados, preparados, a quienes luego se los llamó infiltrados, querían decir que “el caos, la anarquía, el saqueo, la destrucción, la agresión, detención de periodistas y miembros de la fuerza pública no es de nuestra responsabilidad. Es el pueblo que protesta y no podemos contradecir a nuestros compañeros infiltrados que querían la toma de Carondelet”.

Sábado 09 Noviembre 2019 | 04:00

Felizmente para la democracia esto no fue posible, algo les falló, según Lourdes Tibán impulsan la plática, piden la mediación de la ONU, aparece la figura inteligente, diplomática de Arnaud Peral, quien dio cátedra de conciliación; también tuvo valiosa participación la Conferencia Episcopal Ecuatoriana. 
En octubre 13 se instala la mesa de diálogo. Expectativa nacional. Habla el señor Presidente y el decreto 883 fue derogado. El gobierno cedió con un argumento muy válido: ¡la paz!.
Llega el momento para la intervención del ciudadano Vargas, sus plumas son notorias, esto me recuerda aquellos “personajes” de las décadas del 60 y 70 que recorrían las ferias de los pueblos con un disfraz singular: plumas en la cabeza, pintura en la cara, culebra en el cuello y como arma principal la perorata que decía: “Yo no vengo a congratularme con las masas populares, ni vengo a quemar incienso en el altar de la mentira, nada más vengo a darte la gran pomada milagrosa elaborada en la profundidad amazónica, esta pomada está hecha con leche de tigrilla, pico de diostedé, uña de la gran bestia, agua de amansa marido, cebo de pantera traviesa, savia del árbol de caucho para que el miembro se estire y no se encoja en casa, etc.”. La venta del producto era buena, el personaje era pícaro, truhan, pero no agresivo, ni violento y el disfraz le lucía.
Los indígenas son nuestros hermanos, tienen derecho a la protesta, aun siendo minoría su opinión es respetable, pero no pueden imponer, propugnar la división del país con plan económico y ejército propio. El general Fabián Fuel dijo que el Ejército ecuatoriano es uno solo, único.
Un consejo, señor Vargas, no desplume a los pajaritos que dialogan con Maduro, Nicolás se puede enojar y los infiltrados se le van a retirar.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala