Actualizado hace: 16 minutos
Oswaldo Valarezo Cely
Los chinos y la Colón

Como Barrio Chino se conoció a un tramo de la calle Colón de Portoviejo, donde se establecieron algunos inmigrantes chinos a comienzos del siglo XX para dedicarse al comercio, como los Amén, Wong, Ajoy y Linzán. Recordados también por la importación y lanzamiento de vistosos fuegos pirotécnicos en ciertas festividades. De sus casas patrimoniales en el centro histórico no queda ninguna pues fueron asoladas por el fuego y el terremoto

Miércoles 06 Noviembre 2019 | 11:50

 Como Barrio Chino  se conoció  a un tramo de la  calle Colón  de Portoviejo, donde se establecieron algunos  inmigrantes  chinos  a comienzos del siglo XX para dedicarse al comercio, como los Amén, Wong, Ajoy y  Linzán. Recordados  también  por la importación  y  lanzamiento de vistosos  fuegos pirotécnicos  en  ciertas  festividades. De sus  casas patrimoniales  en el  centro histórico no queda ninguna  pues fueron  asoladas por  el fuego y el terremoto 

La  antigua  y pequeña calle  Colón, llamada así desde 1884, comienza en la  Morales y se extiende  tres cuadras hasta la Chile, fue  aglutinante  del  comercio variopinto  de  antaño.  Paralela  al río Portoviejo, desde tiempos remotos hasta 1927 permitió la llegada  de balsas con productos  agrícolas traídos aguas abajo desde Santa Ana y Olmedo, y desembarcados  en el llamado puerto Colón.
En el sector  floreció el comercio de la ciudad y disponía del  mercado municipal que se incendió en 1925. 
Al igual que los asiáticos, se asentaron  tradicionales  familias que  confraternizaron el vecindario y  el diario vivir con ejemplar armonía, cuyas descendencias continúan  aportando a la comunidad.
La calle  sigue concentrando la fe cristiana al compartir con la Bolívar el templo de la Virgen de la Merced, patrona de los portovejenses.
Donde queda  el actual palacio municipal estaba hasta los  60  el pequeño y nostálgico mercado de la Placita. Recuérdase locales comerciales como el Crosley,  ubicado frente al viejo  cuartel de la Policía, donde, se cuenta, dio una serenata  el  auténtico trío Los  Panchos.  Al  inicio  de la Ricaurte, estuvo por muchos años  la  sede de  la popular radioemisora  Costa Azul.
Con el  tiempo, en este sitio el  cauce del río  se desvió  permitiendo  adecuarse  un gran centro  privado  para  presentaciones artísticas  que amenizaban  bailes en las fiestas de Portoviejo , complejo que dejó de operar a causa  de las  continuas inundaciones.  En el mismo lugar  ahora está el moderno y extenso parque Las Vegas.
Muchos  cambios han transformado el céntrico barrio, pero no el cariño que le guardan  sus antiguos moradores, quienes   llegaron de distintos lugares del país y del exterior para reencontrarse y departir bajo el lema “somos el fruto de la semilla  de  amistad sembrada hace muchos años“.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala