Actualizado hace: 13 minutos
Jueces y políticos, ya basta
Jueces y políticos, ya basta
Por: René de la Torre

Martes 22 Octubre 2019 | 04:00

El 30 de septiembre del 2019 el connotado periodista Miguel Rivadeneira Vallejo, en la página editorial del rotativo El Comercio, de Quito, escribe: “Jueces y políticos, ya basta” y luego afirma: “La paciencia de los ecuatorianos no es eterna

 El 30 de septiembre del 2019 el connotado periodista Miguel Rivadeneira Vallejo, en la página editorial del rotativo El Comercio, de Quito, escribe: “Jueces y políticos, ya basta” y luego afirma: “La paciencia de los ecuatorianos no es eterna. Mientras se sufre la crisis económica, crece el desempleo y la falta de empleo pleno que genera angustia en las familias, la mayoría de la dirigencia política no asume su responsabilidad frente a la necesaria y urgente reforma electoral y hay operadores de justicia que se acostumbraron a tapar la corrupción generalizada…”.

Con serenidad hay que reflexionar para poner en orden la casa para que no se siga tapando la corrupción, venga de donde venga.
No se puede permitir que con cualquier pretexto se violen las normas de Contratación Pública. No se puede permitir que se contrate a dedo. Que primero se contrate, después se amplíe el contrato. Así, “tramitón el invisible”, en algunas instituciones del Estado y GAD de la República, sigue repartiendo coimas que algunos llaman propinas. Cuando se contrató el hospital de Pedernales, con garantías inexistentes se causó alarma. ¿Quién jineteó ese contrato?. 
Los jueces no pueden seguir donando Justicia por miedo o motivos inconfesables. Entristece leer una sentencia (juicio N. 13302-2013-0092) que en la parte resolutiva se afirma que se revoca la sentencia apelada y al mismo tiempo se dicte sentencia inhibitoria. Causa asombro que un juicio de despojo violento, que se inicia el 2016 y que tiene un procedimiento sumario, se demore más de 30 meses (juicio N. 13334-2016-01293). Estos procedimientos injurídicos se repiten con frecuencia  porque los órganos de control saben globalizar la indiferencia. Así se ignora lo que dispone el art. 83 N. 8 de la Constitución que a la letra dice que son deberes y responsabilidades de las ecuatorianas y ecuatorianos “Administrar honradamente y con apego irrestricto a la ley el patrimonio público, y denunciar y combatir los actos de corrupción.”.
Si se sigue disimulando iniquidades, la impunidad nos invade. La Justicia se convierte en una quimera, por más que la Constitución proclame que la Justicia es un servicio público, y la paz se la invoca pero no se la vive.
Los actos vandálicos que padeció la país, por las protestas y 
paro, que terminó el domingo 13 de octubre del 2019, debe conmovernos todos para que no se vuelvan a repetir por ningún pretexto.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: