Actualizado hace: 48 minutos
Diego C. Delgado Jara
Ni paquetazo ni golpe

Organismos como el FMI, y el Banco Mundial, BM, son instrumentos de los poderosos círculos financieros del mundo que diseñan políticas económicas, inscritas en el proceso de globalización, con los que someten a la austeridad extrema a los pueblos que son víctimas de su injerencia.

Martes 22 Octubre 2019 | 04:00

 Organismos como el FMI, y el Banco Mundial, BM, son instrumentos de los poderosos círculos financieros del mundo que diseñan políticas económicas, inscritas en el proceso de globalización, con los que someten a la austeridad extrema a los pueblos que son víctimas de su injerencia. El precedente para su presencia, por lo general, es el endeudamiento muchas veces irresponsable como ha sucedido con nuestro país en los dos últimos gobiernos.

Es verdad que estos organismos facilitan créditos a muchas repúblicas, pero a las que, con sus recetas imperativas de cumplir, obligan muchas veces –como garantía de pago- a transferir sus recursos naturales no renovables y servicios públicos más rentables. En algunos países se han hecho cargo, para garantizarse la recuperación de sus préstamos, de manejar sus economías por interpuestos funcionarios nativos. En muchas partes del mundo han tomado fondos de la seguridad social, e incluso limitado los gastos en salud, educación y bienestar social. Argentina es un vivo ejemplo de lo manifestado.
Entre los compromisos que adquirió el gobierno de Ecuador constaba el incremento de tributos como el IVA del 12 al 15 por ciento. Al no contar con los votos suficientes en la Asamblea Nacional para dicha elevación, quizá por la cercanía con un proceso electoral en ciernes, decidió eliminar los subsidios del diésel y de la gasolina extra para sustituir dicha cantidad comprometida. 
En Ecuador, según los datos del INEC, el 62 % carece de trabajo o de labor estable; situación que solo posee el 38 % de las personas en capacidad de laborar. Tenemos un panorama desolador; la pobreza y la miseria están presentes en la mayoría de los hogares ecuatorianos. Allí la explicación de la reacción social.
El descontento social reprimido durante años explotó. Hay hambre y necesidad en el país. Era una reacción previsible, más aún cuando no se manejó con honradez, inteligencia y patriotismo cerca de USD 500.000 millones del período correísta. En este lapso se multiplicó la deuda por 6 veces y se vendió el petróleo hasta el año 2024. El dinero sustraído en ese régimen, según el BID, la OCDE, y la Unión Europea, estiman en USD 70.000 millones, que Moreno nada ha hecho por recuperar. Sobre el descontento social era notorio el afán de relevar al presidente por parte de quienes quisieran retornar al poder, con una conducta vandálica, eximidos de culpa. Para ello, quizá en forma concertada, empezaron quemando los archivos de la Contraloría. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala