Actualizado hace: 28 minutos
Lenin Zamora Loor
Momentos críticos

La situación reciente en Ecuador causa preocupación e incertidumbre, unido a las medidas de seguridad decretadas por el gobierno en pos de precautelar la integridad de quienes residimos en este país. Y es que no solamente las situaciones que trajeron consigo las manifestaciones preocupa, sino también las declaraciones desacertadas emitidas en su mayoría por funcionarios del gobierno que fomentaron que el ambiente se caldeara mucho más.

Martes 15 Octubre 2019 | 04:00

Las serias acusaciones culposas que empezaron por el primer mandatario respecto a los líderes que habrían estado apoyando las revueltas es un caso serio, pues acusar sin pruebas fehacientes enardece mucho más los ánimos de los manifestantes y  la calumnia o injuria no comprobada según las leyes conlleva a sanciones. De comprobarse a los culpables instigadores de los actos violentos el peso de la ley debe caer con todo el rigor sobre los mismos.
De la mano también tenemos a un sector de la prensa que inexplicablemente informa a medias a la comunidad, con una clara parcialización hacia el régimen priorizando temas a conveniencia, no se vio una información veraz sobre los fallecidos en las revueltas, el abuso de la fuerza pública, entrevistas a los  actores de las manifestaciones con sus puntuales pedidos. Los medios informan verazmente no mediáticamente favoreciendo a unos y perjudicando a otros, su deber es informar, pero bajo una ética en la que se  perciba una objetiva imparcialidad y nos deje satisfechos. La violencia hacia los medios de comunicación  y su personal no es la vía para reclamar derechos o protestar por la forma en que se están conduciendo, la actuación de ambos actores merece el más enérgico rechazo.
La cordura debe primar ante todo, deponer actitudes de ambas y dar  termino a esta situación que tanto ha costado en lo laboral, personal y económico. No se trata de quien debe ceder o mantenerse en lo dictaminado, mucho menos continuar señalando a los posibles causantes de esta crisis, es hora de afrontar las situaciones poniendo toda la sabia inteligencia para lograr una  solución viable justa y equitativa.
Que se note en cada uno que los pedidos de paz no son motivados por ninguna bandera política, sin pasionismos, ni odio, peor regionalismo.  Provenimos de una raza mestiza que nos ha legado fortaleza, saberes ancestrales, cultura e idiosincrasia a la cual nos sentimos orgullosos de pertenecer.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala