Actualizado hace: 51 minutos
España
Mujer que fingió buscar a hijo desaparecido de su expareja, declarada culpable de su muerte

Jueves 19 Septiembre 2019 | 16:43

Un jurado declaró hoy culpable a la dominicana Ana Julia Quezada por matar de manera "intencionada y súbita" al niño español Gabriel Cruz el 27 de febrero de 2018.

La consideración del jurado coincide con el relato de la Fiscalía, que pide prisión permanente revisable para ella por un delito de asesinato con alevosía.
Esta pena, la máxima que prevén las leyes españolas, se introdujo en 2015 y ha sido aplicada hasta ahora en diez casos de asesinato.
Todos los condenados hasta el momento son hombres, de manera que Quezada sería la primera mujer a la que se impondría esta pena en España.
El jurado, formado por siete mujeres y dos hombres, también la considera culpable de dos delitos de lesiones psíquicas causadas a Ángel Cruz y Patricia Ramírez, padres del menor.
También la declaran culpable de dos delitos contra la integridad moral, uno por cada progenitor.
La Fiscalía solicita que Quezada no pueda residir o acudir al lugar de domicilio de la familia, órdenes de alejamiento respecto a los padres y abuela de mil metros durante 30 años, libertad vigilada y, entre otros, el pago de varias indemnizaciones económicas.
El jurado permaneció reunido cerca de 26 horas entre el miércoles y hoy, cuando se leyó el veredicto, que se servirá de base para la posterior sentencia judicial, en la que el tribunal dictará las penas.
Quezada reconoció que había matado al niño, pero no premeditadamente, en una finca de campo en un paraje deshabitado de la provincia de Almería (sureste español).
Pero el jurado cree probado que, de forma intencionada, súbita y repentina, la mujer cogió a Gabriel y lo lanzó contra el suelo o una pared de una habitación del lugar.
Y tras el impacto del niño, "procedió la acusada, con sus propias manos a taparle la boca y la nariz con fuerza, hasta vencer su resistencia y provocar su fallecimiento" como consecuencia de la oclusión de los orificios respiratorios, por asfixia mecánica por sofocación.
El jurado tuvo en cuenta la agravante de parentesco (por la relación de la culpable con el padre del menor) y que "quitó la vida voluntariamente a Gabriel de forma sorpresiva y repentina, sin posibilidad de defensa ni de reacción por parte del niño".
Sin embargo, descartó el ensañamiento, como reclamaba la acusación ejercida por parte de los padres, que también solicitan la prisión permanente revisable. EFE
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala