Actualizado hace: 37 minutos
Hoguera mundial
Hoguera mundial
Por: Alfredo Saltos Guale

Sábado 14 Septiembre 2019 | 04:00

Antes habíamos comentado sobre el sostenido crecimiento de la temperatura global causante del cambio climático. Ahora nos preocupa mucho más los sucesivos incendios en diversas partes del planeta que destruyen irreversiblemente las vegetaciones, especialmente los bosques, destacándose en las últimas semanas lo que ocurre en la Amazonía, que integra también nuestro país, con una cobertura de siete millones de kilómetros cuadrados de árboles, 70% de los cuales se encuentran en Brasil.

No sólo el coloso sudamericano es el único afectado, lo es además un estado menos extenso como Bolivia, con gran impacto en el departamento de Santa Cruz, donde su gobernador, con apasionadas y desgarradas expresiones, difundidas por la televisión internacional, proclama que son ya más de dos millones de hectáreas calcinadas, en un escenario de muerte de toda clase de seres vivos como serpientes, peces y hasta pequeños mamíferos que, pese a la estampida que ocasionó su huida al fuego, terminó consumiéndolos, invadiendo por todos lados un silencio aterrador solo superado por el sonido macabro de las llamas que entraña peligro para comunidades nativas cuyo hábitat natural son los bosques.
Como  si fuera poco, también por el Norte del mundo, en Alaska, arrecian las llamas pues ha sucumbido un millón de hectáreas, seguidas de otras cifras desconcertantes en Canadá. Continuando la terrorífica marcha se suma la quema de 5.2 millones de hectáreas en Siberia, Rusia, con humaredas que invaden poblados interfiriendo la vida de millones de habitantes.
En opinión de activistas ambientales lo sucedido en Brasil se atribuye a las transnacionales agroindustriales  la incendiaria desforestación amazónica, ayudada por gobiernos permisivos para favorecer  el sembrío de soya que ocupa inmensas zonas amazónicas, operando inmensos fondos de financiamiento asentados en paraísos fiscales alimentados por la corrupción pública y dinero sucio del narcotráfico. El mundo rechaza estas ambiciones que no tienen  límite y que llegan al extremo de terminar con los pulmones de la humanidad.
Y en estos días Ecuador suma nuevas quemas en superficie que se acercan a las mil hectáreas en la provincia de Loja, contabilizándose además sucesivas destrucciones por el fuego que entre el 2012 y el 2018 ascienden a 62.000, estando  muy lejano e inalcanzable el día en que los resultados de esfuerzos por reforestar, oficiales y privados, equilibren las áreas que se extinguen con lo que realmente se logra plantar.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: