Actualizado hace: 7 horas 18 minutos
Los famosos 100 días
Los famosos 100 días
Por: Leonardo Moreira Delgado
leomodel3@gmail.com

Martes 10 Septiembre 2019 | 04:00

Con gran despliegue mediático, se ha puesto de moda en la República banana, que las autoridades de elección popular, den sus informes o rendición de cuentas, una vez cumplido cien días de gestiones. La pregunta de cajón: ¿a qué iluminado se le ocurrió que justamente deberán ser cien días, no menos ni más, para determinar una buena o mala gestión pública?.

En realidad, ¿qué es lo que podrían conocerse en cien días, los mandantes de sus mandatarios?. Por lo visto, en lo que respecta a lo poco o mucho que se ha conocido en nuestro medio, casi ninguna novedad de trascendencia social, económica o política, que avizore un futuro de  bienestar.
Al contrario, al decir de los mismos burgomaestre, que han expuestos sus gestiones públicas, el panorama general es tétrico, ya que los famosos cien días solo han servido, en la mayoría de los casos, para enterarnos de lamentos y quejas sobre la herencia recibida de sus antecesores.
La “novedad” ha sido describir un elemental diagnóstico, de cómo recibieron la administración de gobierno seccional o provincial, situación que los ayer candidatos ya la conocían, antes de aspirar llegar a esa función pública. Lo dijeron en campaña, cuando cuestionaron  al opositor en funciones, estrategia que a la mayoría les funcionó,  para estar sentados en el sillón de la vindicta pública.
El problema de fondo es, que esta “comedia” se repite cada que termina y concluye un periodo municipal. Es un círculo vicioso ya cansino, fastidioso y con alto índice de incredibilidad. Exactamente los mismos nos dijeron hace cuatro años, los que empezaban una administración municipal, de los que concluyeron, solo se “salvaron” los perpetuos reelegidos.
La Rendición de Cuentas sirve para mejorar la gestión de lo público, mostrar avances, dificultades y resultados, que permitan evidenciar el desarrollo y mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes, además debe ser vista como la oportunidad para reforzar la confianza de la ciudadanía hacia las autoridades. 
No es una aventura demagógica, para tomarnos el pelo, es una relación de doble vía: derecho y deber. Para las instituciones, rendir cuentas es una obligación, es decir un deber, y para la ciudadanía es un derecho acceder a ella y para ello no solo bastan cien días, sino al menos el año, que comprende la gestión fiscal de ley, que establece la Constitución.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: