Actualizado hace: 22 minutos
En manos propias
En manos propias
Por: Oswaldo Vélez Ortiz

Sábado 24 Agosto 2019 | 04:00

Con mayor frecuencia, la ciudadanía ha recurrido a tomar justicia en manos propias ante la creciente ola delincuencial en el Ecuador, situación que no ha disminuido en lo más mínimo el auge delictivo. Entonces…si esta llamada “justicia en manos propias” no ha detenido el crecimiento delincuencial… ¿por qué la aplicamos aún?

Para atacar este mal social, primeramente, debemos determinar sus orígenes mediante la identificación de los patrones comunes de incidencia.
A criterio personal, los principales factores influyentes en esta de ola delictuosa y a su vez violenta, son los siguientes: a) inmigración descontrolada de extranjeros, quienes (sin intensión de generalizar) tratan de compensar sus frustraciones económicas y sociales con el cometimiento de actos delictivos; pues, está claro que la oferta de personal extranjero ha superado la demanda laboral del mercado local; b) desconfianza de parte de la ciudadanía hacia los procesos judiciales de tipo penal, orientados a sancionar a quienes participen en acciones criminales; c) decrecimiento de la economía en el Ecuador, factor que incide negativamente en la estabilidad laboral, capacidad adquisitiva y cumplimiento de obligaciones financieras del trabajador, con afectación directa hacia los miembros de la familia.
Ante este contexto, expongo las siguientes acciones las cuales considero deben ser evaluadas e implementadas de manera técnica y prioritaria por parte del Gobierno Central: a) controlar el ingreso de extranjeros por la frontera norte y su permanencia en el país; sin descuidar nuestra entrega de ayuda humanitaria en puntos fronterizos - preferiblemente con fondos de organismos internacionales; b) motivar a jueces y fiscales en el cumplimiento de las sentencias penales de acuerdo al COIP, el cual de ser necesario, deber ser revisado y modificado; c) en materia de economía, por su complejidad y espacio, prefiero esta sea analizada en otro editorial.
El crecimiento delincuencial no se soluciona con “veinte latigazos” ni con “dos patadas”; se soluciona con la implementación de acciones concretas en lo económico, laboral,  social y educativo, dirigidas a atacar este mal de raíz y no a través de la “Ley del Talión”. Es prioritario que los ciudadanos obviamente nos mantengamos en alerta, nos cuidemos y, tratemos de guardar la calma en las calles para evitar terminar con la vida de sospechosos como ha ocurrido en anterioridad.
No es procedente confundir “en defensa propia” con “hacer justicia en manos propias”.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: