Actualizado hace: 7 minutos
Jorge Loor Zambrano
¿Manabí sin corrupción?

¿Será una verdad, utopía o tenemos a los funcionarios más honestos del país? Pregunto esto porque conocemos de las innumerables irregularidades cometidas por anteriores y presentes funcionarios y autoridades manabitas que se encuentran aún sin ser sancionados, sin embargo existen muchos implicados en corrupción en todas las esferas gubernamentales que han sido observados, destituidos, prófugos, procesados, sentenciados y hasta encarcelados en casi todas las provincias de Ecuador a excepción de Manabí.

Miércoles 21 Agosto 2019 | 04:00

Las leyes ecuatorianas rigen para todo el territorio nacional, pero parecen no tener eco en Manabí, porque vemos autoridades y funcionarios actuales y posteriores que siendo  observados y/o destituidos  siguen sin ser procesados,  enjuiciados y algunos hasta continúan en funciones.
Podríamos decir que muchas instituciones públicas, manejadas por malos gobernantes y/o funcionarios han despilfarrado el dinero de los impuestos que nosotros los ecuatorianos pagamos en obras o servicios, siendo utilizados dichos recursos en obras no prioritarias,  mal hechas e incluso inexistentes que inclusive servían de aportes a campañas políticas del  gobernante de turno, así como también para sus bolsillos personales.
Esa es nuestra  realidad, señores, y Manabí no está ajena a la corrupción. Hemos  retrocedido en tiempo. ¡Cómo se añora a los manabitas de antaño! Tenían un claro concepto de moral y ética, consiguiendo grandes logros  en beneficio de la colectividad, por mencionar dos de ellas, la creación de una  institución de recursos hídricos  como el CRM y la construcción de una pista de aviación que posteriormente pasó ser el aeropuerto. Con el paso del tiempo y  nuevas generaciones se han perdido los  valores humanos y las  cosas han tomado otro giro, desapareciendo dichas conquistas de antaño, porque así lo permitieron los actuales gobernantes, pasando  ser ellos los facilitadores y encubridores del retroceso. Hoy Manabí y su capital Portoviejo no tienen aeropuerto y una institución hídrica.
La corrupción está latente y cada vez más fuerte. Para erradicarla solo necesitamos de gobernantes y funcionarios honestos. ¿Qué tan difícil es encontrarlos? Usted dirá.  
Llego a la conclusión de que Manabí no solo está marginada en obras, salud, riego sino también ¡en  justicia!
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala