Actualizado hace: 5 minutos
Poder y honorabilidad
Poder y honorabilidad
Por: Enrique Delgado Coppiano

Martes 13 Agosto 2019 | 04:00

 En nuestro joven continente americano, y concretamente en los países de habla hispana, desde sus inicios gubernamentales ha existido una firme convicción de vivir en democracia. Desde luego, también han existido gobernantes dictatoriales, que abusivamente trataron de perdurar más de lo debido, pero que siempre terminaron cayendo.

Mas, debemos resaltar que en el caso de muchos de quienes gobernaron, con las excepciones de rigor, en funciones o ya fuera de ellas, el cumplimiento de sus mandatos se ha visto salpicado por acercamientos a casos de corrupción, que de una u otra manera ensombrecen a nombres que pertenecen a la historia de cada Patria. Un caso muy lamentable acaeció hace poco en el vecino Perú, con una figura que alcanzó una gran relevancia de respeto continental.
Parecería que no existiera mucha empatía entre los vocablos poder y honorabilidad, felizmente son casos que han estado un tanto lejanos a nuestro país, y nos sorprende  el caso de un anterior mandatario, que, durante el ejercicio de dos períodos, hoy aparece incluido en una verdadera trama delictuosa, que con el afán de seguir ganando elecciones no repararon en actos poco lícitos para manejar recursos económicos que sirvieran como anzuelos para conseguir votos, que demostraran que seguían teniendo respaldo ciudadano para continuar manteniéndolos en las altas esferas del poder. No contaron, con que existía una gran corriente de opinión ecuatoriana que estaría y está en la tesis de que la cosa pública debe servir para solucionar los más acuciantes problemas de millones de ciudadanos que aspiran salir adelante en la salud, educación, vivienda, trabajo fijo, movilidad, todo legalmente remunerado.
Esta es la prioridad uno de toda la nación, si está regida por un gobierno que comprenda que su deber es responder a esas esperanzas, por y para el pueblo. Es en ésta justa tarea que tiene que involucrarse la labor del periodismo de ser un impulsor tenaz de todo lo bueno y cuestionador implacable de todo lo que pueda perjudicar a la masa ciudadana, que es la razón fundamental de todo estado democrático moderno. 
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: