Actualizado hace: 6 horas 10 minutos
Childerico Cevallos Caicedo.
Recuperar el Respeto

Domingo 11 Agosto 2019 | 04:00

Entiendo que a eso es lo que están tendiendo los diferentes grupos que en la provincia se han formado para reclamar, demandar o exigir, de los gobiernos nacional, provincial o cantonal, la atención a sus necesidades colectivas.

Agua para los menesteres básicos, energía eléctrica constante y a bajo precio; telefonía limpia e Internet ágil a través de fibra óptica son urgencias a satisfacer, como son también la seguridad, el desempleo, la salud, el transporte, el desorden vial, la corrupción.
Inusitadamente despierta el interés por el descentralismo, por el renacimiento de una entidad propia como lo fuera el traicionado Centro de Rehabilitación de Manabí (CRM), por la recuperación de las principales obras de desarrollo para la provincia, invocando aquel indispensable sentimiento de unidad que, contrariamente, siempre ha estado siendo pateado por intereses supra personales o grupales, antepuestos generalmente al beneficio general.
Ciertamente que hay que recuperar el respeto, la dignidad provincial, pero desde lo básico,  como ejercer responsable y cívicamente el deber ciudadano, especialmente cumpliendo con creces quienes han recibido el encargo popular u oficial de administrar o dirigir entidades públicas.
Aunque tardíamente, se reconoce lo indispensable que es para el desarrollo recobrar por lo menos aquella parcial independencia lograda con el ex CRM, entidad por la que, habiendo servido tanto al crecimiento manabita, nadie levantó un dedo para defenderla cuando el supremo presidente, el hacedor de lo que le dio la gana, Rafael Correa, dispuso su defunción, con la complicidad de muchos que ahora rasgan sus vestiduras  proclamando su restitución.
Quienes en ese tiempo ejercían funciones públicas y de representación ciudadana deberán cargar en su conciencia tal baldón, pues la historia, aquella a la que confundidos soberbios pretenden desdeñar, así ya lo recogió.
Como ha registrado, también, la complicidad de quienes, aplaudiendo o silenciando su voz, asintieran el cierre del aeropuerto Reales Tamarindos de Portoviejo, sacando a la capital manabita del mapa de la aeronavegación internacional.
Bien por el despertar, pues nunca es tarde para ello. Pero habrá que preparar la consecución de esa tendencia autonómica, precisamente ahora que estamos por celebrar el bicentenario de la firma de separación del yugo español, emulando tal patriótica acción fijándola como objetivo a lograr para honrar la histórica decisión de los próceres de nuestra independencia.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala