Actualizado hace: 48 minutos
PORTOVIEJO
Carmen teme por su vida

Carmen A. no dudó en usar sus manos para defenderse de su excónyuge, quien intentó asesinarla con un pico de botella.

Domingo 21 Julio 2019 | 11:00

Por eso, en cada arremetida antepuso sus brazos para evitar que el objeto puntiagudo lastimara 

alguno de sus órganos vitales.
La agresión se registró la mañana del 27 de mayo en la parroquia Picoazá. Carmen recordó que gracias a su reacción logró salvar su vida y por ende seguir junto a sus seres queridos.
Las cicatrices, producto de las heridas, quedaron en seis partes de su cuerpo, y cuando las mira o las toca, recuerda lo que ha sido el momento más difícil de su existencia a sus 27 años de edad. 
Cazada. El hecho se dio en el centro de Picoazá, perteneciente a Portoviejo.
Según Carmen, su expareja la estaba esperando en una esquina posterior de la iglesia y ahí ocurrió el ataque.
“Me tiró contra el piso a darme golpes, diciéndome que me iba a dañar mi cara bonita, y ahí comenzó a darme con un pico de botella”, indicó la mujer, madre de una niña de 6 años.
Las heridas que el hombre infligió en contra de la mujer provocaron una sutura de unos 60 puntos. 
No era la primera vez que Carmen era agredida por el hombre. El 26 de agosto del año pasado, este mismo sujeto la agredió con un destornillador.
A raíz de ese hecho, la mujer decidió, el 5 de noviembre del 2018, separarse de él.
Indicó que tras el ataque teme por su vida y pide que se haga justicia y que encuentren a su exconviviente.
Al momento la mujer cuenta con una boleta de auxilio.
El coronel Marco Ortiz, jefe de la Policía Judicial de Manabí, indicó que este año se han suscitado dos femicidios en la provincia. Esto significa que hasta el momento hay una reducción de estos hechos violentos, en comparación con el 2018.
Atrapadas. La psicóloga María José Castillo indicó que algunas víctimas no salen del círculo de la violencia por miedo a las amenazas de su agresor, por dependencia emocional y económica, por la cultura (creen que así es correcto que las traten), entre otros motivos. 
En cuanto a los maltratadores, manifestó que en su conducta influyen dos factores: social y trastornos mentales. 
En el primero, explicó, es algo que se aprende, que repiten lo vivido en el hogar o en otro entorno. 
En cuanto al segundo, detalló que pueden existir trastornos de personalidad, disfrutan de ver sufrir a otros, como a sus parejas. “También los impulsivos, que reaccionan violentamente, piensan que la persona que está a su lado les hará daño y se 
anticipan en la acción”, indicó.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala