Actualizado hace: 3 horas 2 minutos
USA
USA
Por: Rosa Dalia Cevallos

Sábado 20 Julio 2019 | 04:00

Un saludo afectuoso al pueblo de Estados Unidos fue el punto final de la entrevista de CNN que buscaba palabras de arrepentimiento o disculpas del expresidente Rafael Correa a ese país, por el asilo otorgado a Julian Assange en la Embajada del Ecuador en Londres. Ratificó que el servicio de internet fue suspendido cuando se detectó la intromisión cibernética en la lid electoral Trump vs. Hillary. Con característica ironía -cuando se esfuerza en ocultar su enojo- y conocedor de la oposición del canal a los gobiernos de centro-izquierda, antes de que se le formulara más claramente la pregunta, Rafael respondió: “Sí, acepto las disculpas de los Estados Unidos”. Defiende a capa y espada la posición de su gobierno de brindar asilo a un periodista que no tenía garantías ante la probable extradición por parte del mencionado país.

A propósito, no hace muchos días, el inefable Correa comentó que el factor racial es uno de los componentes del desarrollo de Estados Unidos, dado que los anglosajones son disciplinados y ordenados. Parte de la educación superior en la rama de Economía se la debe a la Universidad de Illinois, que posteriormente lo distinguió con el Doctorado Honoris Causa.
Un mes completo en una zona con habitantes americanos en  gran mayoría, aunque  suene redundante, me dotó de mejores datos sobre la cultura norteamericana. Por ejemplo, la preocupante tasa de obesidad del 40  % en adultos y un 19 % en los jóvenes, a pesar de la diversidad de deportes que se practican. En la dieta de un norteamericano no está el arroz diario, un cereal quizás menos nocivo que, a ojos vista,  la recurrente pasta italiana o fideo, elaborada con harina y causante de la subida de triglicéridos y glucosa. Es inevitable también la comparación de los niveles de vida entre los USA y nuestro país. Una vivienda de calidad  aquí la podemos tener con mucho más bajos ingresos. Sin embargo, la capa medio-alta de Estados Unidos se permite lujos como viajes continuos, carros lujosos y hasta yates que los de nuestras élites.  Para la educación de sus hijos no necesariamente recurren a colegios privados sino a los públicos, que increíblemente son mejores en lugares donde los impuestos son más altos.
Ya en Manhattan, muy cerca de la Torre Trump, es sorprendente ver tras la vitrina  una camiseta con un presidente caricaturizado y con el texto que dice: “Si eliges a un payaso, tendrás un circo”. Mientras tanto, una toalla fabricada en China con la marca Trump,  de propiedad de  su hija, inevitablemente conduce a pensar en  la actual  política republicana de incentivar  la mano de obra en su propio país.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: