Jueves 24 Abril 2014 | ACTUALIZADO HACE: 2 horas 42 minutos
Toni  “El Suizo” llegó a ver sus puentes

PASO El prefecto Mariano Zambrano(der), Toni “El Suizo”(2 der), Nick Burgos(2 izq), director de Obras Públicas del consejo y César Papalardo de la empresa Tenaris, recorren el viejo puente del sitio Los Ángeles que lo une con La Mocora. Atrás se observa

Foto:
SOLIDARIDAD

Toni “El Suizo” llegó a ver sus puentes

Jueves 27 Julio 2006 | 19:03

Le dicen “El Puentero”, también “El Suizo”. Toni Ruttimann volvió al país después de dos años. Llegó el martes; ayer estuvo en Portoviejo y hoy está volando al Asia donde continúa construyendo puentes.

En Los Ángeles de la parroquia Colón la comunidad lo esperó con un caldo de gallina, arroz blanco y plátano asado. Era la manera con la que la población quería agradecerle a él y a su amigo Walter Yánez por la construcción del puente que unirá a ese sector con La Mocora. El río no será ya un obstáculo. El puente de madera que hay en el sitio en las crecidas quedaba bajo el agua. Toni ha construido 128 puentes en el Ecuador desde hace 16 años, cuando llegó dejando atrás su vida de estudiante y las comodidades de Suiza, el país del orden, los bancos y la relojería. Lo trajo a estas tierras las imágenes de la televisión de ríos desbordados y familias en la indigencia, por los devastadores efectos del fenómeno El Niño. La mano de obra de las comunidades y el apoyo de algunas instituciones han contribuido para que los puentes cuelguen de los ríos y las quebradas. Que las distancias se acorten. Hace dos años, Toni viajó a Camboya donde ha construido 52 puentes, en Vietnam 50 y en Laos tres. “Allá no hay petróleo y hay más pobreza que aquí, por eso volveré” al Asia. No sabe por cuánto tiempo “no planifico mi vida”, enfatizó. “He vuelto a mi Ecuador querido” y nada ha cambiado, las necesidades siguen iguales. Lo único nuevo que ha visto en la provincia es que las carreteras están un poco mejor, dice. Los tubos En una visita en México hizo contactos con la empresa argentina Tenaris que fábrica tubos para la perforación de pozos petroleros. César Papalardo, gerente de desarrollo social de la empresa, señaló que cuando Toni conversó con ellos la compañía se interesó para apoyar la construcción de puentes en el Ecuador. Los tubos entregados por esa empresa servirán para construir 26 viaductos en la provincia, de los cuales ocho serán instalados en Portoviejo. Las comunidades beneficiadas son: El Jobo y Los Ángeles de la parroquia Calderón; El Tigre de Chirijo; Pachinche Afuera y La Mocora de Colón; San Silvestre de Crucita; y, Santa Martha y Las Chacras de Riochico. Los cables de los puentes provienen de Suiza, el Consejo Provincial de Manabí entrega el material pétreo y se encarga de las estructuras del piso, en tanto que la comunidad beneficiada corre por el costo del cemento, que la empresa Holcim lo entrega a 1,50 dólares. Los pobladores también deben poner la mano de obra. Walter Yánez, mientras Toni trabaja en Asia, se encarga de dirigir la construcción de los puentes en el Ecuador. La semana anterior terminó uno en el sitio Javier del cantón Flavio Alfaro. Antes del almuerzo, en Los Ángeles, Toni se puso botas y un mandil para trabajar. Comenzó a batirse el cemento para terminar el puente. Uno más en la lista. Tiempo y sudor Jimmy Salazar, presidente de Los Ángeles, solicitó al prefecto Mariano Zambrano que una vez que esté terminado el puente, el Consejo Provincial coloque postes y lámparas para iluminar el sector. Zambrano dijo que apoyará la solicitud y que el aporte del organismo en la construcción de los puentes continuará. Se buscará ampliar el proyecto a otras zonas rurales de la provincia. Ricardo Solís, habitante de La Mocora, dijo que tantas veces se habló por parte del Municipio y el Consejo Provincial de construir el puente que terminaron por no creer más en esos ofrecimientos. “Este puente es nuestro porque hemos dado parte de nuestro tiempo y sudor”, manifestó. Para Toni, si la comunidad no cuida los puentes se corre el riesgo de que se destruyan. Hay un par de ejemplos de aquello en Loja. El puente que siempre recuerda fue el que se construyó en Guarico (Oriente) que tardó dos años. Tiene una longitud de 260 metros.