Actualizado hace: 3 horas 44 minutos
Lauro Emiliano Zavala Mendoza
Matrimonio en Ecuador

El único matrimonio reconocido constitucionalmente en Ecuador es la unión entre el hombre y la mujer, así lo dice el artículo 67 de la Constitución: Se reconoce a la familia en sus diversos tipos. El Estado la protegerá como núcleo fundamental de la sociedad y garantizará condiciones que favorezcan integralmente la consecución de sus fines.

Miércoles 10 Julio 2019 | 11:00

Estas se constituirán por vínculos jurídicos de hecho y se basarán en la igualdad de sus derechos y oportunidades de sus integrantes.

El matrimonio es la unión entre el hombre y mujer, se fundará en el libre consentimiento de las personas contrayentes y en la igualdad de sus derechos, obligaciones y capacidad legal. Antes de tomar esta decisión, los 5 jueces que hicieron mayoría en la Corte Constitucional, debieron solicitarle a la Asamblea Nacional reformar este artículo (67), para su respectiva consecución y proceder actuar en derecho.
Conceder el matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo (hombre- hombre y mujer -mujer), para mi concepto es una decisión inconstitucional, ilegal, aberrante, atroz contra la familia ecuatoriana, porque no reza en ningún párrafo o artículo de la Constitución el matrimonio igualitario, violándose derechos constitucionales y humanos.
A veces me pongo a pensar en voz alta que parecería que la Asamblea y la Corte Constitucional se pusieran de acuerdo para entretenernos y desviar los problemas profundo de corrupción que existe en el país, pero eso queda en ellos. Yo lo que puedo decir es que nuestro pueblo no es tonto y después pasa factura. 
Desde la concepción de la vida, hasta la creación del mundo, lo natural nunca se podrá cambiar, ni porque hagan nuevas leyes o reformas a la Constitución. No podrán desviar el rumbo de la naturaleza.  Ejemplo, para que exista la humanidad debieron amarse dos personas de diferente sexo (hombre- mujer), dando resultado un ser humano, los cuales se procrearon y se reprodujeron, teniendo como resultado la creación de la vida, la familia que es el núcleo de la sociedad, de la humanidad y es la fuerza motriz del planeta. Así mismo, se crearon los animales que se aparearon entre sí, macho – hembra.
No es religioso ni creencia materialista, no hay ley del hombre que este sobre la naturaleza y la vida. Es inconcebible, inaudito, inaceptable que cinco humanos con defectos y virtudes  quieran reformar la Constitución y decidan por veinte millones de ecuatorianos, soslayando las leyes de la vida, pasando por alto la Constitución. Respetuoso de las ideologías, preferencias sexuales y organizaciones de grupos GLBTI, tienen todo el derecho de organizarse y conseguir sus objetivos, siempre y cuando sean respetuosos de las leyes que nos rigen. Ellos no tienen la culpa; quienes administran justicia en este país son los culpables de lo que está pasando en Ecuador, principalmente los 137 asambleístas que nos quedan debiendo.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala