Actualizado hace: 59 minutos
MANABÍ
Cuidan 180 perros que no tienen dueño

Al menos 180 perros, que han sido rescatados de las calles, reciben cuidados permanentes por parte de siete personas.

Domingo 14 Julio 2019 | 11:00

 Los canes han sido rescatados de las calles de Bahía y San Vicente y ahora están en el refugio “Perro Feliz”.

Ese es el objetivo que tiene su propietaria Verónica de Dueñas, quien desde hace dos meses abrió el refugio en las afueras de Bahía de Caráquez.
Apegada a su pasión por los perros, a quienes considera unos seres superiores por su lealtad, Verónica recordó que después del terremoto se encontró con varias escenas tristes en las que se apreciaba a los perros esperando a sus dueños en casas destruidas por el sismo.
“Enfermos y con síntomas de abandono. Junto a Rocío López iniciamos una campaña de rescate de los perros que quedaron sin sus dueños o que se encontraban abandonados en las calles. Así, en un terreno de mi compañera, logramos cobijar a decenas de ellos, para alimentarlos, recuperarlos y devolverlos a sus posibles dueños”, indicó. 
Agregó que no fue una tarea fácil, porque fueron alrededor de 120 perros acogidos y el terreno comenzó a tornarse pequeño.
“Luego, decidí construir uno nuevo en un área de una hectárea y allí se han cobijado los 120 iniciales y unos 60 más, que llegan como víctimas de atropellos, enfermedades, sarnas, condiciones de maltrato extremo, entre otras”, mencionó.
Este lugar cuenta con un hospital, un quirófano, una sala de atenciones, de belleza y el área de albergados, donde se encuentran los perros con discapacidad pero sin carnet.
Pedido. Verónica indicó que envió un comunicado al Distrito de Educación, con el fin de compartir con ellos un plan de concienciación a los estudiantes, mediante charlas sobre el cuidado animal y la posibilidad de que puedan visitar el refugio para que observen el trato que reciben y puedan replicarlo en sus hogares.
Marian Urera, directora distrital de Educación, declaró que están dispuestos a colaborar con este plan. “Daremos todo el apoyo necesario al proyecto, que es un ejemplo para otras ciudades del país y del mundo”, indicó.
Sin aportes. Verónica aseguró que el refugio no recibe aportes de terceros, por lo que busca convertir el lugar en una fundación para que reciba aportes para su mantenimiento.
Leonel Kuonquí, médico veterinario del refugio, declaró que “es un honor poder colaborar con las actividades que se realizan en el albergue por el cuidado de estos seres. Me llena de mucha alegría saber que existen personas como Verónica”, dijo.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala