Actualizado hace: 6 minutos
En defensa de lo local
En defensa de lo local
Por: Walter Andrade
wandrade17@yahoo.com

Lunes 17 Junio 2019 | 04:00

 Grandes cadenas de negocios están en casi todos los cantones de Manabí. Y llegan para  seducir al consumidor a través de la venta agresiva del concepto que son negocios “benefactores”, que todo es barato. 

A primera vista, el solo hecho de abrir en un barrio, por ejemplo,  un espacio amplio para comprar lo que a diario se necesita,podría hacer creer a los vecinos y a otros que ha llegado la prosperidad. Y si se dice que se crean cuarenta (por decir una cifra) plazas de trabajo, la creencia es mayor. 
Pero la realidad es otra. Lo que llega, en esencia y aunque a algunos les cueste creer, son “grandes aspiradoras” que absorberán  velozmente  la liquidez del sector, la poca que se tiene, liquidez que se irá y no volverá  a la zona. A lo mejor es cierto que se generan esos empleos, pero hay que averiguar su costo. 
Estos negocios, entonces, deben ser evaluados  no solo por los empleos que crean sino también por  los que por su  causa desaparecen y solo en ese momento podremos saber si ha existido un incremento neto de empleo.
Esta posición  ni de lejos quiere decir que se está  renegando de nuevas y mejores técnicas de vender. De lo que estamos hablando es de ingresos a nuestra gente.  Cada empleo que se pierde, por pequeño que sea su nivel, es dinero que se le arrebata a la comunidad.
El presidente Moreno el 24 de mayo dijo: “la estrategia para generar empleo es inyectar dinero en la economía”.  Y esta es una verdad gigante.  Las  regiones crecen cuando el dinero ingresa y no cuando sale. Ciertas inversiones a veces son espejismos y crean la ilusión de generación de riqueza.
Nueva York, la ciudad más importante de EE.UU., por años no permitió que el supermercado más grande del mundo, Walmart, abriera locales. Una revista especializada en negocios comentó en el 2018: “Tras varias idas y vueltas, finalmente Walmart abrirá una tienda en la parte costera del barrio del Bronx en Manhattan, una ciudad que rechazó al retailer durante largo tiempo. A través de Jet –la plataforma de e-commerce que compró en el 2016 por $3.300 millones–, alquilará una superficie de 19.000 metros cuadrados. Esta presencia física representa una victoria para la cadena que desde hace tiempo lidia con la resistencia de determinados grupos... cada vez que intenta abrir una sucursal en alguno de los cinco condados de Nueva York…”.
Jeff Bezos, el hombre más rico del universo y dueño de la compañía más grande del mundo de venta en línea, amazon.com, desistió de instalar una sede en Nueva York por la oposición de la comunidad.
Y mirándonos en ese espejo, por tanto, nuestras autoridades deberían impulsar y apoyar proyectos de negocios locales para salvaguardar los ingresos de la comunidad.  
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: