Actualizado hace: 6 minutos
Manabí
‘Choneros’ y ‘Cubanos’, una guerra de 10 años

El Gobierno reconoce su impotencia para controlar la guerra en las cárceles del país, donde se enfrentan “Los Choneros” y “Los Cubanos”.

Jueves 13 Junio 2019 | 11:00

 Tras el asesinato del reo William Poveda Salazar, el martes en la cárcel regional de Guayaquil, el consejero de gobierno Santiago Cuesta señaló que “hay cosas que no se pueden evitar”.

“Tenemos más de 2.000 policías en las cárceles en la primera línea de seguridad, tenemos a las Fuerzas Armadas en el segundo cordón. ¿Qué más quieren ustedes que haga? ¿Cómo podemos controlar que no se maten entre ellos? El problema son guerras internas, hay cosas que podemos evitar, hay cosas que no las podemos evitar. Tenemos filmaciones, tenemos todo lo que ha ocurrido, sabemos quiénes son los culpables, pero son prisioneros, personas privadas de la libertad que ya no tienen qué perder, que ya no pueden ser condenados a más años, es decir, no les importa la vida, es un problema personal entre ellos, es un problema de poder entre bandas, que están dentro de las cárceles”, sostuvo Cuesta.  
El crimen de Poveda, líder de “Los Cubanos”, debilitó a esta organización criminal y permite que “Los Choneros” ganen más terreno en las cárceles del país.     
 
DISPUTA.  La guerra entre ambas agrupaciones delictivas, que hoy han sembrado el terror en los centros carcelarios, inició en el 2009 con la disputa del poder por la venta de drogas y el sicariato.
La Policía señala que la pugna se recrudeció en febrero de este año cuando un supuesto cabecilla de una de las bandas fue acribillado en Mucho Lote, en el norte de Guayaquil.
Desde ese entonces, han ocurrido muertes en ambos bandos. 
El último en caer fue Poveda.  Su crimen ocurrió en la cárcel regional, en Guayaquil, la tarde del martes. 
Alias “Cubano” fue asesinado por reclusos que ingresaron al pabellón de máxima seguridad, donde él se encontraba, dijo Edmundo Moncayo, director general de Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad.  
“Cubano” fue decapitado e incinerado por sus  enemigos, quienes además hirieron a un policía y secuestraron por varios minutos a miembros del Grupo de Intervención y Rescate (GIR). 
La cabeza de Poveda quedó en el área de máxima seguridad especial.
 
Otros crímenes. El pasado 9 de mayo también fue asesinado un “peso pesado” en el Centro de Rehabilitación Social de Latacunga.  Se trata de  Darwin Corozo, alias “Negro Jessy”, integrante de “Los Cubanos”. Recibió 31 puñaladas, cinco horas después de haber llegado a ese reclusorio desde la Penitenciaría del Litoral.   
Corozo cumplía una pena de 32 meses por delincuencia organizada, pero recibió amenazas y por ello fue trasladado a otra cárcel, donde encontró la muerte, informó la institución del orden.
Los responsables del crimen de “Negro Jessy” fueron identificados como Ariel Ricardo C. C., alias “Cachete”, y José Luis R. L., alias “Reina”, quienes cumplen prisión por asesinato. Ellos son integrantes de “Los Choneros”.   
El episodio más sangriento en las celdas del país se registró el 30 de mayo. Seis internos fueron asesinados en una balacera entre reos. 
El origen de esta matanza se dio, según versiones de abogados y el posteriormente destituido director del centro carcelario, Alfredo Muñoz, cuando un sujeto mató en el pabellón 2, con dos tiros, a Ricardo Mantilla Cevallos, alias “Ricky”, hermano del exrecluso a quien se conoce con el alias del “Gorras”.
Todo apunta a que detrás de la masacre están “Los Choneros”, según las investigaciones de las autoridades policiales. 
La ministra del Interior, María Paula Romo, señaló en aquel entonces que los hechos violentos responderían a que los internos se sienten presionados por los controles.
Familiares y guías dicen que adentro mandan los presos.    
 
CHONEROS “Los Cubanos” y “Los Choneros”, cuyo líder sería Jorge Z., alias “Rasquiña”, quien fue detenido en el 2011 y se encuentra en el centro regional de Guayas, operan en las cárceles regionales de Latacunga, Guayas y Turi, según la Policía. Ambas agrupaciones manejarían el negocio del narcotráfico desde las celdas.   
Jorge Z. tiene abiertos 33 expedientes desde el 2008, cuando se lo detuvo por primera vez. Se lo acusa de asesinato, secuestro, extorsión, tenencia ilegal de armas, asociación ilícita, entre otros delitos. Los últimos procesos que enfrenta son por el ingreso ilegal de armas al interior de la regional de Guayaquil en una ambulancia, en enero pasado, y el asesinato de otro reo en la misma cárcel, por supuestas “broncas” entre organizaciones.   
En un reportaje realizado por diario El Telégrafo de Guayaquil, se indica que privados de la libertad y familiares de reos, que prefirieron mantener sus nombres en reserva por seguridad, señalaron que alias “Rasquiña”, quien en prisión ha estudiado las carreras de Jurisprudencia y empresas hoteleras, tiene influencia en la mayoría de las cárceles del país. 
“Operaría, según los reos, mediante chantajes por importantes cantidades de dinero”, añade la nota periodística.      
Según investigaciones policiales, cuatro grandes bandas y tres subgrupos se disputan territorios en las cárceles. 
Además de “Los Choneros” y “Los Cubanos”, están “Los Juniors” y “Papelito”.
Este último comandaba un grupo con base en la cárcel El Rodeo, en Portoviejo, de donde fue trasladado a una prisión de Guayaquil.
Un  personaje que conoce la realidad de las cárceles y que fue entrevistado por diario El Universo identifica además a tres subgrupos.
Uno de ellos es “Los Gorras”, que dominarían el microtráfico y sicariato en Guayaquil.  Fiscales que han investigado a esta banda indican que en sus filas existen “adolescentes gatilleros”.  En total, esta red tendría entre 30 y 40 sicarios.  
También están los “Latin Kings”, “que se alían con el mejor postor”, y “Los Lagartos”, cuyo líder, según agentes policiales, cumplió una condena de cinco años de cárcel por asociación ilícita y hace un mes fue liberado. Tendrían nexos con narcos colombianos. 
Cuando el líder de “Los Choneros” llegó a la penitenciaría, “Los Lagartos” empezaron a trabajar con él.   
La guerra entre “Choneros” y “Cubanos” ha dejado 17 personas presas asesinadas en lo que va del año.  
 
AÑOS DE TERROR. La banda de “Los Choneros” surgió en el 2000. 
Su “fundador” fue Jorge Bismarck Véliz España, alias “Teniente España”, acribillado en el 2007 en Santo Domingo. 
Este grupo delincuencial fue “bautizado” así debido a que Véliz España nació y se crió en Puerto Arturo, un barrio que se extiende en las márgenes del río Chone, en el cantón  Chone.    
Del “Teniente España” se dice que inició como vendedor de drogas en uno de los barrios de Chone cuando era adolescente y de a poco fue cobrando una mala reputación. 
Con el surgimiento de otras facciones delictivas dedicadas a la misma actividad, como “Los Queseros”, comenzó en Manta, donde ha vivido la mayoría de los integrantes de “Los Choneros”, la lucha por el territorio y las rutas del narcotráfico. Se iniciaría así una guerra entre las dos bandas y los asesinatos se multiplicaron.    
El asesinato de la esposa del “Teniente España” y la posterior muerte de uno de sus hijos, que quedó herido en una balacera ordenada supuestamente por Carlos V., líder de “Los Queseros”, fue lo que desató la ira de Bismarck y desde ese instante varios miembros de “Los Queseros” serían acribillados.  
Luego del crimen del “Teniente España”, alias “Rasquiña” asumió el mando de “Los Choneros” y desde entonces sigue al frente de la organización, por ahora desde la cárcel donde está recluido, según informes de la Policía.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala