Actualizado hace: 1 hora 39 minutos
Política
Contadores detrás de firmas fantasmas

Al inicio, Comexito S.A. era un emprendimiento familiar. Se dedicaba a la venta de artículos de ferretería.

Martes 11 Junio 2019 | 04:00

 En un momento, el negocio quebró. Años después se convirtió, según el Servicio de Rentas Internas (SRI) en una de las empresas fantasmas más usadas para posibles evasiones tributarias. 

Uno de sus antiguos dueños, Otón Ladines, contó que un gran cliente dejó de pagarles. “No pude salir adelante por falta de capital”, lamenta. Eso sucedió hace diez años.
Meses después de la quiebra, en marzo del 2010, dos personas que habían trabajado como mensajero y conserje en otras empresas fueron nombradas directivos de Comexito ante la Superintendencia de Compañías. Ladines dice que no sabe quiénes son, a pesar de que en esa fecha aún figuraba como accionista.
 
Empleados. Tampoco conoce a Roberth Simisterra, un guardia que, según los registros de la Superintendencia, compró Comexito en octubre del 2011.
Ladines aseguró que tras la bancarrota no hizo ningún trámite societario.
Según el SRI, Comexito declaró ventas por $ 13,3 millones entre los años 2011 y 2014, cuando estaba a nombre del guardia, el mensajero y el conserje, sin registrar ningún empleado afiliado. Facturó $ 1,7 millones a las chinas CWE y CAMC.
 
Informe. El SRI declaró fantasma a Comexito en el 2016. En uno de sus expedientes consta que quien manejó la documentación societaria de Comexito en esos años fue el contador Arturo Soriano. Su nombre aparece en la historia de otra empresa fantasma. Se trata de Antolougroup S.A., creada por Lizandro Velasco en el 2005 para vender teléfonos celulares. Él contó que tuvo que disolverla, ya que montó su negocio usando otra sociedad. Dijo que Arturo Soriano, que era su contador, se encargó de la disolución.
Uno de los exempleados de Soriano dijo a diario El Universo que su exjefe telefoneaba frecuentemente a Jaime Gutiérrez, otro contador que ya fue procesado por supuesta defraudación tributaria a través de empresas fantasmas. 
El Universo también accedió a declaraciones tributarias presentadas hasta el 2017 por empresas chinas que han concentrado contratos públicos en Ecuador. 
Comparó esas declaraciones con la lista de empresas fantasmas que el SRI publica en su página web y con dos informes que esta institución envió a la Fiscalía por procesos de posibles fraudes.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala