Actualizado hace: 4 horas 47 minutos
Carlos García G.
Celular al volante

Viernes 24 Mayo 2019 | 04:00

 La vida nos cambió desde que el celular es multifuncional e inteligente. Hasta las noticias llegan por esta interfaz tecnológica. El mal de los cabezas agachadas está en todas partes y atenta contra costumbres sanas como hablar “face to face” o leer las noticias en el periódico o verlas en la TV. El teléfono móvil es ya un órgano, una extremidad o un sentido más de nuestro cuerpo. Las personas pasamos gran parte del día, o de la noche, frente a una pantalla trabajando o “wasapeando”.

Pero ese mal hábito social mata a muchas personas. Usar el teléfono cuando se conduce un vehículo es un acto criminal. Cientos de accidentes ocurren a diario por culpa de personas que se entretienen con el celular o agachan la mirada. Esos segundos son la diferencia entre la vida y la muerte. La Policía debe sancionar. No hay otra forma de prevenir. Incluso los peatones al cruzar las vías van tan concentrados en sus pantallas, que no escuchan ni ven lo que ocurre a su alrededor. Después de unos años, sugiere un autor boliviano, habrá que crear las “telefonovías” para que los cabezas agachadas circulen sin riesgo. Mientras eso ocurre, usted no atente contra su vida ni la de los demás.
 
 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala