Actualizado hace: 6 horas
Pedro García
La libertad de expresión en las Universidades

Salvo error por mi parte, la politización de las universidades estadounidenses comenzó en los años sesenta, antes que en Francia, con las protestas contra la intervención americana en Vietnam, la difusión del movimiento hippy, y la difusión californiana del LSD. Tendría un nombre destacado en el líder Mario Savio, de Berkeley, prematuramente fallecido.

Martes 14 Mayo 2019 | 11:00

 Salvo error por mi parte, la politización de las universidades estadounidenses comenzó en los años sesenta, antes que en Francia, con las protestas contra la intervención americana en Vietnam, la difusión del movimiento hippy, y la difusión californiana del LSD. Tendría un nombre destacado en el líder Mario Savio, de Berkeley, prematuramente fallecido.

No mucho después surgió la influencia progresiva de lo llamado “políticamente correcto” (pc), que describió certeramente Alan Bloom en un libro traducido al castellano en 1989 como El cierre de la mente americana. En tiempos más recientes, la inmoderada influencia de las redes sociales, que comenzaron por fomentar la convivencia y la intercomunicación, ha favorecido una cultura de excesivos odios y simplificaciones, que reafirman las propias convicciones mientras niegan radicalmente las ajenas, sin espacio para la discusión. El prejuicio se impone a la razón. Y muchos no están dispuestos a pagar el precio de exponer las propias convicciones, si pueden chocar con las de minorías activas y agresivas.
No es preciso estar de acuerdo en todo con el gran maestro Álvaro D’Ors, para aceptar su neta afirmación de que la Universidad no es una “tercera enseñanza”. Los centros universitarios no son instrumentos de un aprendizaje más o menos especializado, con fuerte carga profesional. Ante todo, la Universidad es santuario de la ciencia, de la libre investigación, incluidos temas de fondo que puedan herir sensibilidades tal vez incipientes, cuando no pasajeras. La libertad universitaria ha de imponerse a miedos, estereotipos y ostracismos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala