Actualizado hace: 5 horas 52 minutos
Manta
La dura vida de Jedrizarett en San Mateo

A Jedrizarett Cisneros una tragedia le golpeó la puerta hace cuatro meses.

Domingo 14 Abril 2019 | 13:25

La mujer tiene 23 años de edad, es de nacionalidad venezolana y en diciembre pasado quedó viuda con tres hijos, de  3, 4  y 5 años.

Su esposo, que trabajaba como cargador en el muelle de San Mateo, sufrió un accidente que lo llevó a la muerte.
Ella dijo que se vino con su pareja, Miguel López, huyendo de la crisis  económica de Venezuela, pero en San Mateo de Manta, donde vive,  le esperaba lo peor: la pérdida de su marido.
ACCIDENTE. La madrugada del 12 de diciembre del 2018 Miguel se levantó a las tres para ir al muelle y esperar la lancha que traía los pulpos que debía descargar.
“Yo le di la bendición y le dije que se cuidara del mar porque en esos días había fuertes aguajes. Pero antes de salir de la casa se regresó y me dijo que le faltaba algo, le pregunté qué cosa, y se me acercó a la cama y me dio un beso, y se marchó”, recordó Jedrizarett sin poder contener las lágrimas.
Eran las seis de la mañana  y ella estaba preparando el desayuno de sus hijos que tenían que ir a la escuela, cuando vio llegar a varios familiares de su esposo que son de San Mateo. Ellos le informaron que Miguel había sido golpeado por una lancha mientras estaba en el agua bajando la carga de otra embarcación y  por eso lo habían llevado al hospital. El golpe lo recibió en el abdomen.
AGONÍA. Miguel, luego de 13 días de agonía, murió porque el golpe de la lancha le destrozó el hígado, riñones y otros órganos. “Siento rabia porque padeció tantas pruebas, como la cirugía exploratoria que no fue cerrada hasta después de morir”, indicó.
Jedrizarett recordó que el día del accidente Miguel le dijo, antes de ser intubado en el hospital, que se cuidara junto a sus hijos porque tenía miedo de lo que le había sucedido. “Yo le respondí que habíamos vivido cosas peores  y que íbamos a estar juntos para seguir luchando por mejores días”, manifestó.
Ella dijo que extraña al amor de su vida, que lo conoció cuando tenía 16 años. Pero la vida continúa y tiene que ser más fuerte porque ya no está él. 
Indicó que a veces quiere  volver a Venezuela, pero su padre que está allá le dice que la situación política y de pobreza están peor que cuando se vinieron.
Ellos llegaron a vivir a San Mateo en mayo del año anterior  y decidieron esta parroquia porque la mamá de Miguel es oriunda de allí. La joven ahora trabaja vendiendo porciones de torta de chocolate. También los fines de semana ayuda en un bar de cócteles en la playa.
Jedrizarett indicó que es muy trabajadora y por eso tiene un proyecto para montar un negocio de animación de fiestas infantiles y baby shower. Es posible que una señora de esa parroquia, que conoce su caso, la apoye con un crédito para empezar con este proyecto, manifestó.
Quienes deseen apoyarla pueden comunicarse con ella al 0992512234.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala