Actualizado hace: 11 minutos
Los elegidos… una mayoría con minoría
Los elegidos… una mayoría con minoría
Por: Irina Bowen
ing_irina@hotmail.com

Viernes 12 Abril 2019 | 11:00

Después de estas elecciones nos queda claro que existe hostigamiento de lo mismo, que hoy somos gobernados por grandes minorías, y que los votos nulos, blancos y el ausentismo terminan siendo lo que hace falta para que cualquier candidato tenga una mayoría.

Y es que entre tanto candidato, y tanto movimiento, diríamos que en vez de haber más de donde escoger, hubo menos por quien decidir; pues en el divide y reinarás aplicado, además de que todos quieren ser sin haber hecho un análisis concienzudo, hacia dentro y sincero, los candidatos se tiraron al ruedo sin saber hasta dónde pueden llegar. Y esto es, a lo largo y ancho de todo el país, pues hoy tenemos autoridades que solo con un rango del 20 al 30 %, que matemáticamente es una minoría, dan los grandes discursos de ganadores.
Con honrosas excepciones, que sí las hay, en un universo de 221 alcaldías y 23 prefecturas en Ecuador,  sólo 3 o 4 ganaron con más del 40 %; y con la mayoría absoluta que es la mitad más uno, dos que tres candidatos en todo el país.
Y qué decir de los concejales, juntas parroquiales y Consejo de Participación Ciudadana, que con los métodos aplicados para su elección nos dan la gran sorpresa también, de que con una minoría van a legislar y  fiscalizar los concejales; administrar las parroquias los miembros de la junta parroquial; y  a designar las autoridades de control el CPCCS.
Es decir, que con una minoría legitimamos a las autoridades, que con honrosas excepciones sabrán conducir la provincia, ciudad o parroquia que les toque; y que por el bien de todos esperamos que por lo menos hagan conciencia de hacer las cosas bien y capacitarse en lo que les compete, pues también es cierto que con esos porcentajes bailan la cuerda floja de una revocatoria de mandato; ya que esa mayoría que no votó por ellos estará pendiente y a la espera de que cumplan a cabalidad con sus propuestas de campaña. Allí sí, creo, se deberían unir todos los candidatos que harían una mayoría absoluta, para que aquellos elegidos no hagan de las suyas, negociando los recursos del pueblo.
Entonces, nos queda claro que es urgente  hacer una reforma al Código de la Democracia, que no sé por qué se llama así; solo debería llamarse Ley de Elecciones, en donde todos los movimientos y partidos políticos se clasifiquen y se unan de acuerdo a sus ideologías políticas de derecha, centro e izquierda, o sea, no más de 3 partidos políticos; que el voto sea facultativo y no obligatorio o que se defina bien a los votantes para que quienes elijan lo hagan por convicción, responsabilidad y conocimiento; además no debe pagar el CNE a los candidatos su campaña, porque termina siendo un desperdicio de dinero entre tantos perdedores; y quien resulte ganador debe tener el 51 % como mínimo de la votación, de lo contrario ir a una segunda vuelta entre los dos más votados.
En fin, la inconformidad existe, y luego pienso en los que promueven o dirigen esto; y claro, me doy cuenta que el error viene desde allí, desde la Asamblea por no hacer reformas definitivas que convengan al país,  desde el CNE porque juegan un papel de componendas e intereses que dejan mucha tela de duda en su proceder; porque definitivamente todos están ligados a partidos políticos a los que quieren hacer ganar. Entonces, urge reestructurar la ley.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: