Actualizado hace: 8 minutos
La biblia de favores
La biblia de favores
Por: Leonardo Moreira Delgado
leomodel3@gmail.com

Viernes 12 Abril 2019 | 11:00

No es ninguna novedad que quienes ostenta el poder para provecho personal o familiar y no para servir a la comunidad, profesan un mercado de problemas e incertidumbre en la mayoría de habitantes, para luego “cobrarles” haciéndoles el gran “favor”, de solucionarles o atenderles supuestos inconvenientes, que ellos mismos crearon, al incumplir el encargo cívico que se les dio en las urnas o bien designados por el representante de los mandantes de turno.

La biblia de estos politiqueros es “yo te ofrezco y luego busca quien te dé” y su nicho mercantil son las personas con desesperación y necesidades sociales, desorientados al no ver solucionada  la falta de empleos y servicios básicos generada por ineptitud e irresponsabilidad de muchos gobernantes, al no haber invertido ética y eficientemente los recursos del mismo pueblo.
Lamentablemente, la mayoría de la población no posee una cultura de información pública, de los derechos y deberes ciudadanos, siendo así les hacen creer que la atención a su salud, transporte, servicios sanitarios, de energía eléctrica, de agua potable, de recreación social y de vías de accesos y movilidad no es su derecho, sino una “dádiva” de los “mecenas”, inclusive algunos tienen la audacia de aparentar que es dinero de su propio bolsillo, cuando es de los mismos mandantes.
Este oprobioso sistema no solo se da en las personas de poca capacidad de reflexión, paradójicamente lo hemos vivido en el centro de la razón y el pensamiento libertario, como debe ser y lo es la Universidad, donde un grupo de profesores, plenamente identificados en el libro “El Feriado de las Universidades: caso ULEAM”, hipotecó su dignidad y libertad de pensamiento, para favorecer las ilegalidades en la intervención y elecciones.
Participar en un “concurso de méritos y oposición” en la ULEAM, o en cualquier IES, para acceder a una cátedra y por consiguiente a un puesto de trabajo, lo que debe primar es lo académico y científico. En tal sentido, por dignidad se deberá rechazar cualquier intento de hacerles creer que esto es un gran “regalo”, “favor” o “ayuda”, que le hicieron, para comprometerlos apoyar futuros actos politiqueros.
Lo contrario sería desvalorarse así mismo, ya que ni siquiera apreciarían el esfuerzo y la inversión intelectual que hicieron. Entonces, si en la cuna del pensamiento libre, un sector actúa y piensa así, nos preguntamos qué niveles de razonamiento y libertad de decisión tendrán los futuros profesionales, que serán formados por esas mentalidades, cuyas debilidades morales, fuerza de carácter y dignidad contribuirán a que los problemas sociales y culturales se incrementen, partiendo de que todo recae en el centro de la sociedad, que es el ser humano: su pensamiento y ética.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: