Actualizado hace: 1 hora 23 minutos
Aprovechar el agua para reforestar
Aprovechar el agua para reforestar
Por: Childerico Cevallos
chcevallos@eldiario.ec

Domingo 10 Marzo 2019 | 11:00

Si bien los fuertes aguaceros que se están dando en Manabí y otras provincias del país han afectado seriamente extensas áreas de terrenos cultivados, al igual que causando problemas en zonas de montañas y en las ciudades, esta situación podría vérsela también como de oportunidad para aprovecharla en beneficio general.

Esto a modo de recorderis porque ya lo escribimos hace algún rato.

Algo bueno hay que sacar de todo este desbarajuste ambiental que nos anuncia un “Niño” moderado, según los especializados en meteorología.  
Así, una de las programaciones que pudiera emprenderse cuando la situación lo permita y donde sea menester, es la reforestación, la misma que debería ser emprendida en acción conjunta entre los ministerios del Ambiente y Agricultura y los gobiernos provinciales y cantonales.
Es que lugares desprovistos de fuentes hídricas y difíciles de regar, por acción del mismo ambiente y el apoyo del hombre están desapareciendo árboles y la capa protectora vegetal, convirtiéndose en suelos áridos que facilita el avance del desierto.
Por ello se haría bien intervenir en esos sectores de manera planificada, con una política de resiembra adecuada a las exigencias y en el tiempo preciso, a objeto de lograr la correcta y necesaria recuperación del suelo, resembrándolo con plantas propias del lugar.
Siempre será una acción eficiente, tanto para defensa del medio ambiente como para la estabilidad del suelo en colinas y montañas, ya enriqueciendo el aire a través de la fotosíntesis,  en el primer caso; o fijando la consistencia del suelo evitando su pérdida por acción el viento o el agua, en el segundo.
Como anteriormente lo hemos dicho, los proyectos de reforestación tendiente a contrarrestar la formación de zonas desérticas, que aporten con la riqueza forestal equilibrando la humedad en el campo o que ayude a evitar la contaminación en las ciudades, deben ser colegidos con programas que lleguen a un fin provechoso para todos.
Porque es común el inicio de las campañas de siembra y resiembra, con sonados objetivos, pero sin beneficio de inventario, sin saberse el grado de eficiencia de la actividad y razones que coadyuvaron en el logro o motivos que impidieron culminar con satisfacción la empresa emprendida.
Mas, debe ser una constante las acciones destinadas a obtener y la mayor cobertura vegetal posible en territorios como el de la provincia de Manabí, para lo cual hay que hacerla parte de las programaciones municipales, especialmente, coordinándolas con las que de manera institucional realiza el Gobierno Provincial de Manabí, del que pueden recibir la ayuda correspondiente.
Y hacerlas en fechas calculadas para que el riego natural de las lluvias ejerza su bienhechora labor para su crecimiento y desarrollo inicial. Esperemos que, como también lo insinuáramos en anteriores escritos, por ejemplo, se piense en el 2019 como un año del reverdecimiento de Manabí con un plan de siembra masiva en toda su extensión.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: