Actualizado hace: 5 minutos
La costumbre diplomática...
La costumbre diplomática...
Por: Universi Zambrano Romero

Martes 12 Febrero 2019 | 04:00

Más que por razones “humanitarias”, es por estrategia política que algunos países, especialmente Colombia y Estados Unidos, han decidido enviar una ayuda humanitaria a Venezuela. El presidente Nicolás Maduro se niega a recibir dicha ayuda en vista de que los oferentes no han solicitado al gobierno venezolano la respectiva autorización, como es la costumbre diplomática aprobada por la Convención de Viena de 1963.

Para que proceda la entrega de una ayuda a un país víctima de alguna catástrofe, el país que envía debe previamente solicitar la aceptación por parte del país receptor.
Tal parece que ciertos políticos ignoran esta práctica diplomática o fingen desconocer.
Experiencias personales: Cuando yo iba a asumir la embajada en Cuba, un huracán había causado graves daños a la población de la ciudad de Cienfuegos. Para el efecto tuvo mi gobierno que solicitar a La Habana la aceptación de la ayuda, la cual fue concedida. Igualmente ocurrió cuando en el 2011 ejerciendo funciones de embajador en la República de El Salvador, un fuerte sismo afectó a varias poblaciones de  ese país centroamericano. Solicité al gobierno de Quito la autorización correspondiente, la misma que fue concedida a través de la Cancillería de dicho país.
Al contrario, el año 2006 el huracán Katrina afectó gravemente a la ciudad estadounidense de Nueva Orleans, de inmediato el presidente de Cuba Dr. Fidel Castro organizó una brigada de médicos que llevarían ayuda humanitaria para los damnificados, consistente en 300 médicos, medicinas y vituallas, el Gobierno de Estados Unidos presidido por el señor W. Bush, negó, no autorizó dicho gesto solidario, dicha brigada no pudo partir al lugar de la catástrofe.
Por ende, es un gesto soberano del país receptor aceptar o negar una ayuda ofrecida por cualquier gobierno amigo.
Considero oportuno que mis amables lectores conozcan estas costumbres diplomáticas que norman la relación entre los estados y por ende el respeto al principio de no intervención en los asuntos internos de los estados.
Tal parece que la intención de obligar al gobierno venezolano de que acepte compulsivamente la “ayuda” que envía el gobierno de Estados Unidos a través de Puerto Rico y Colombia solo es parte de una estrategia política de seguir generando más presión mediática para ejecutar el golpe contra el presidente Maduro para favorecer a oposición derechista liderada por el señor Guaidó, que se ha autoproclamado presidente interino y se ufana de contar con el reconocimiento  de 40 países. Sería bueno que estudien la Doctrina Estrada que impugna esta novísima costumbre de “reconocer “ un gobierno, lo cual es también una forma de intervencionismo.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: