Actualizado hace: 9 minutos
Jorge Alberto Chávez Mera
No saben que no saben

Manabí, a pesar de tener los justificativos técnicos y legales para que se cree el tercer nivel de salud, tuvo que realizar un paro provincial en julio del 2005, luego del cual el Gobierno de ese entonces decidió construir el Hospital de Especialidades en Portoviejo.

Sábado 09 Febrero 2019 | 04:00

Han transcurrido más de 13 años, y  a pesar de tener el hospital terminado (cuyo costo final fue de $ 160 millones), no funciona como lo que dicen que es, un hospital de especialidades. 
Si revisamos y analizamos las declaraciones, documentos y actitudes públicas de las autoridades de salud, descubrimos que todo estuvo planificado para que Manabí no tenga este hospital. En el  2007 el subsecretario de Salud, Ricardo Cañizares, dijo que “el hospital Verdi Cevallos Balda se cerrará una vez que entre a funcionar el Hospital de Especialidades”. En el 2008 el viceministro de Salud, Ernesto Torres, manifestó: “Una vez terminado el Hospital de Especialidades, el hospital Verdi Cevallos Balda se transformará en un centro materno-infantil”. Los dos últimos coordinadores zonales 4 de Salud, Dra. Carmina Pinargote y Dr. Fredy Saldarriaga, repitieron públicamente estas absurdas declaraciones.
En el 2018, estos anuncios se formalizaron con  documentos, como el de la Coordinación Zonal, donde consta que el hospital Verdi Cevallos Balda será transferido en 5 fases al Hospital de Especialidades, y la resolución 0268-2018 de la ministra Espinosa, donde se ratifica lo anterior.
En mayo del 2018 se abre el Hospital de “Especialidades” en forma apresurada, sin haber terminado la obra física, con el cerramiento y exteriores nada higiénicos, sin haber eliminado los peligros que representan el acceso y una gasolinera contigua al hospital, sin gerente, sin proyecto de apertura o planificación alguna, sin equipamiento, con los recursos del hospital Verdi Cevallos Balda y el compromiso de que en enero del 2019 funcionaría en su totalidad
Nueve meses después de esta apertura, tenemos un hospital de “especialidades” convertido en hospital general, funcionando quizás en un 20 % de su capacidad, sin enmendar los “horrores” cometidos en su apertura, dirigido ilegalmente por un extranjero que carece del perfil para ocupar este puesto, y el hospital Verdi Cevallos Balda debilitado.
Existen muchas otras acciones por parte de las autoridades de salud que demuestran la improvisación en sus puestos, como que el hospital tiene 528 camas, sabiendo que fue contratado y entregado con 400 camas; llamar a concursos de especialistas sin definir el perfil que se requiere para un hospital complejo y sabiendo que no existen en la provincia y el país, etc. 
Este daño a la salud de Manabí ha sido denunciado en forma reiterada por organizaciones sociales, sin lograr que las autoridades de salud rectifiquen, ni lo harán, porque no saben que no saben, y ante esta situación no existe otra alternativa que prescindir de estas autoridades.
Incluso a nivel nacional, varios exministros de Salud se han expresado en este mismo sentido, por una inadecuada administración de este ministerio.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala