Actualizado hace: 6 horas 8 minutos
Hasta 30 parejas cada semana usan este lugar para tener relaciones sexuales.
Parejas utilizan el paseo lúdico como motel

Jacinto Véliz tiene una tarea compleja. Seguir a las parejas que suben al paseo lúdico para evitar que tengan sexo en las instalaciones.

Miércoles 09 Enero 2019 | 11:00

 ¿Y cómo lo hace? Pues Jacinto, un hombre de 76 años, es uno de los seis guardias del lugar. 

Cuando una pareja en “actitud sospechosa” llega al sitio, él la sigue a una distancia prudente, sin perderla de vista.  
Allí hay seis terrazas unidas por escaleras; cada una es un espacio de recreación. 
Si suben a la segunda terraza, le avisa al otro guardia que los visitantes van para su zona. 
“Ya los veo que se van besuqueando o miran a todos lados y estoy pilas”, indica. 
Las parejas se quedan a la vista de Jacinto, pero bastan unos minutos para que se desaparezcan.  
Y es entonces cuando sucede. Buscan lugares alejados o escondidos y empiezan a tener sexo. 
“Cada semana encuentro entre 20 y 30 parejas haciéndolo”, asegura.
El Paseo Lúdico fue construido por el Ministerio de Cultura y Patrimonio, e inaugurado en el 2014. 
Es un lugar lleno de vegetación con árboles, pequeñas cabañas, bancas y escaleras en forma de zigzag que llevan a los transeúntes desde el centro de Montecristi hasta Ciudad Alfaro, a las orillas del cerro.    
Jacinto cuenta que las quejas vienen principalmente de padres que pasean con sus hijos y en el recorrido se dan cuenta de que hay parejas teniendo sexo. 
“Ellos me dicen que en tal lado hay una pareja haciendo eso. Yo acudo y los amenazo con grabarlos y denunciarlos a la Policía si no se van. Generalmente huyen inmediatamente, aunque hay otros que toman represalias y dañan las lámparas o las bancas”, dice. 
Jacinto cumple el turno de 07h00 a 15h00.   
Cuenta que el mes pasado  se filtró un video de una pareja teniendo sexo. 
Luego de aquello, el número de personas que buscan el lugar para tener relaciones sexuales ha disminuido. 
Aun así, sigue encontrando preservativos, botellas de   bebidas alcohólicas y ropa interior en las cabañas. 
También residuos de drogas, principalmente marihuana.  
En un recorrido que Jacinto hizo solo por la primera terraza había basura, preservativos y una tanga en una cabaña. 
Allí, dice, las parejas ingresan y empiezan a besarse. 
“Parece que no hicieran nada, pero allí de pie están en sus cosas”, señala el cuidador.  
El Paseo Lúdico costó tres millones 732 mil dólares y su cuidado está a cargo del municipio.  
Actualmente hay críticas por su estado, ya que algunas de las terrazas están deterioradas. 
El cabildo instaló un sistema de riego para el mantenimiento de las plantas.  
 
No hay conciencia. Ángel Muentes, director del Departamento de Cultura del Municipio de Montecristi, señala que se ha vuelto costumbre para algunas parejas usar el Paseo Lúdico como motel. 
“No existe una conciencia de que al lugar asisten decenas de familias, padres con sus hijos. Por eso es que los guardias amenazan con grabarlos”, menciona. 
Muentes dice que por día sacaban hasta tres parejas, a pesar del control que tenían. 
Los días en que más aumenta la visita de parejas  son  los fines de semana. 
“Todos los lunes hallamos preservativos regados por todas las terrazas. Ya es hora de cambiar eso. Hay que hacer conciencia”, expresa. 
Tanto Jacinto como Ángel hacen un llamado a las parejas: que controlen la calentura al subir al lugar o guarden algo de dinero para que vayan a un motel. 
El fin es que no utilicen un espacio de recreación para tener relaciones sexuales a la vista de los ciudadanos que visitan el Paseo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala