Actualizado hace: 14 minutos
Portoviejo
Ni la muerte los separa de su club

Apenas le dieron el diagnóstico de su enfermedad, Carlos M. llegó desde Higuerón a negociar con el dueño de la funeraria.

Jueves 06 Diciembre 2018 | 11:50

Dejó indicaciones expresas de que la caja donde lo iban a sepultar fuera toda amarilla, pintada con el escudo de su querido Barcelona.

No descuidó ningún detalle y exigió la más alta calidad, sobre todo que el tapizado del ataúd  y las cortinas que se iban a colocar durante las nueve noches tuvieran el mismo tono. 
Cuando murió, ya la funeraria y sus familiares tenían todo listo y fue sepultado en un evento tan colorido y bullicioso, que más parecía una vuelta olímpica por un título logrado que un cortejo fúnebre. Los gritos de “viva Barcelona” y “amarillo como el sol” retumbaban en las estrechas calles de tierra de este sector.
Y es que los sepelios con temáticas de los equipos de fútbol aumentan en Manabí, una provincia donde la pasión desbordante de los hinchas de fútbol los ha llevado a tener los colores de sus equipos hasta en la morada eterna.
Alejandro Moreira, de la fábrica de ataúdes Valdez, señaló que la afición por adquirir estas cajas futboleras, sobre todo de los equipos del Astillero, va en aumento, por lo que cada mes deben elaborar entre 8 y 9 cofres mortuorios con los escudos de esos equipos para atender los pedidos de toda la provincia.
Mencionó que, en ocasiones, quienes solicitan estas cajas en las funerarias son amigos del fallecido, quienes conocían la pasión del finado. También están los familiares, quienes toman en cuenta el tapizado y el servicio que se les da durante  la velación y el sepelio. 
Olguita Bardellini, de la funeraria Santa Marianita,  dijo que hay familiares que buscan y en ocasiones hasta pagan valores extra por un servicio personalizado. Destacó que le ha tocado atender estos casos, sobre todo en la parroquia Picoazá, donde el fútbol se traslada más allá de la vida. 
Cuando mueren en accidente es un poco más complicado, pues el ataúd es requerido en el momento y en ocasiones no hay en stock, mencionó.
Recordó que en una ocasión a un cliente le brindaron un servicio con todos los elementos amarillos, incluso un parlante. También indicó que a uno de Emelec le pusieron luces celestes, tipo led, que generan un ambiente de estadio con celebración de gol eléctrico.
Destacó que también hay hinchas de Liga de Portoviejo que solicitan su caja con los colores verde y blanco.
Su hijo.  Ignacio Pin Álava es un fanático del fútbol, igual que lo era su hijo Stalin Pin Anchundia, quien falleció mientras construía la iglesia de Picoazá. 
Mencionó que como sabían del fanatismo inmenso que sentía por Emelec, todo el cortejo fue azul, incluso cuando llegaron al parque central los aficionados pusieron la caja fúnebre en el centro y todos los amigos dieron vueltas en moto haciendo rugir los motores, como señal de dolor por el inesperado fallecimiento del amigo emelecista.
Los familiares y amigos de Wilmer Cedeño, un barcelonista apasionado, hicieron algo similar. Su familia del sector El Pedregal organizó todo en amarillo. 
Ignacio Pin aseguró que esta es una manera de mitigar el dolor por la pérdida del ser querido, de quien esperan que siga fortaleciendo su pasión futbolera incluso en el más allá.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala