Actualizado hace: 48 minutos
TRASPORTE
Los buses siguen siendo inaccesibles

Para Geovanny García es imposible subirse a un bus con su hijo ¿El motivo? Tiene discapacidad intelectual y está en silla de ruedas.

Jueves 08 Noviembre 2018 | 17:00

Geovanny comenta que salir en un transporte es un dolor de cabeza. 

Si va en bus, no puede subirlo, y si va en taxi, el dolor es más en su bolsillo. 
“Es imposible subirlo a un bus de transporte. Si lo llevo, debe alguien ayudarme con la silla, mientras yo lo cojo en peso”, manifiesta. 
Él comenta que ningún bus cuenta con rampas, o con escaleras prolongadas, como en otros lados.
Cuenta que en la semana debe llevar a su hijo de 23 años a las terapias en la avenida Manabí. 
Para poder hacerlo, gasta tres dólares de ida, desde su casa en la urbanización del Gobierno Juntos por Ti, en la ciudadela San Jorge. 
El mismo valor destina para el regreso. Seis dólares diarios, por tres días a la semana.  Es decir, 18 dólares semanales. 
“Es un esfuerzo grande que debo hacer para movilizarme con mi hijo”, menciona.
Ayer, en la terminal terrestre, Winston Cobeña pasó algo igual. 
Él sufre discapacidad física al tener solo una pierna. 
A Winston se le dificultó subirse a un bus, pues la unidad se colocó a unos metros de la acera, por lo que tuvo que bajar a la calle e intentar subir, con ayuda de sus muletas.
 
adquisición. Gustavo Barrera, gerente de Portovial, manifiesta que cuando se hizo la evaluación del transporte público, se comprobó que todos los buses cumplan con la normativa del Servicio Ecuatoriano de Normalización (INEN). 
Recalca que una de las etapas ya pasó, en donde colocaron un código ruet a cada unidad que certifica las garantías para personas con discapacidad, como escalones y asientos de acuerdo a la norma. 
La segunda fase, según Barrera, es la colocación de las rampas para personas con movilidad reducida, es decir, para quienes utilizan silla de ruedas. 
“Vamos a ubicar rampas en la parte posterior del bus, en al menos una unidad por operadora, con el fin de mejorar la movilidad de ellos. Esto se da a nivel mundial y lo vamos a replicar”, cita. 
Comenta que este paso se dará de manera progresiva. “En una parada un bus se demora entre tres y cuatro minutos en subir y bajar los pasajeros. Cuando se coloquen las rampas y tenga que subir una persona con discapacidad, se tendrá un tiempo mayor”, menciona. 
Explica que a inicios de diciembre comenzará la cotización de las rampas para las unidades beneficiadas. 
“Allí se definirá el método de inversión, sea por la parte del privado o de la empresa”, indica. 
Señala que ahora, cada bus cuenta con espacios identificados para personas con discapacidad, cosa que antes no existía.
Se detalló que en Portoviejo existen 154 buses, de ellos 40 nuevos. 
 
normativa. Según las normas INEN, los peldaños o escalones de un bus deben ser resistentes y tener superficies antideslizantes. 
Además se indica que la altura máxima medida desde el nivel del suelo hasta el peldaño inferior debe ser 40 centímetros. Si la medida es mayor, el uso de un escalón retráctil por debajo de esta altura es obligatorio.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala