Actualizado hace: 50 minutos
El mal menor…
El mal menor…
Por: Melvyn Herrera
melvynherrerac@hotmail.com

Lunes 05 Noviembre 2018 | 04:00

Así calificaban al pronosticado triunfo electoral de Jair Bolsonaro en el reciente balotaje del Brasil, donde él venció al candidato del Partido de los Trabajadores-PT, otrora triunfante en esa nación, hasta que, como sucedió en todos los países en donde por más de una década primó esa corriente dizque izquierdista, poco a poco se han descubierto atrocidades delictivas de muchos órdenes en los que incurrieron los principales jerarcas de esos movimientos políticos, al extremo que el líder del PT, Lula da Silva, purga 12 años de prisión luego de la sentencia que mereció después de que su protegida Dilma Rousseff fue destituida de la presidencia de esa república y sin que ella ahora merezca el respaldo popular en estas votaciones en las que tuvo la audacia de postularse para senadora.

Lo sucedido en Brasil el 28 del mes que pasó, no fue sino la patética demostración del cansancio del pueblo ante tanto descaro y cinismo de estos profesionales del engaño público, que con la constructora Odebrecht -nombre que ya es casi una mala palabra- corrompieron a medio mundo, como es noticia diaria y motivo de investigaciones y prisiones a quienes detentaron el poder, como es el caso de quien fue vicepresidente de nuestro país y todopoderoso manejador de áreas estratégicas, faltando apresar a otros que pretextando fútiles motivos pusieron sus pies en polvorosa, pudiendo constituirse eso en una tácita aceptación de sus culpas; es así como entendemos estas cosas la gente común y corriente.
Aquí ya sucedió una demostración electoral algo parecida, pero no eligiendo candidatos sino pronunciándonos en consulta popular sobre temas entre los que se destacó la lucha contra la corrupción que nos asoló en el anterior gobierno; para ello autorizamos la frontal lucha contra ese flagelo, para que se implementen acciones que tengan el apoyo de entes internacionales. Hoy esperamos celeridad en cumplir lo ordenado, para que no se repitan casos como la fuga del todopoderoso funcionario que, despojándose del grillete se mofó con su despedida, factible ésta, por la infiltración que a ojos vista padece nuestro gobierno de quienes “juegan a dos ases”, con el gobierno anterior y el actual.
Por ello, se impone afilar el bisturí con el que se intenta extirpar la corrupción, para ello desde diversos ángulos y sin dilaciones, se debe continuar con los necesarios pronunciamientos y actos que rompan con el reciente pasado bochornoso, donde primó la tolerancia con Maduro y Ortega y la paciencia con Assange, invasor de nuestra embajada londinense, por nombrar tres pedruscos que molestan el ligero caminar que necesita esta patria para no llegar al calamitoso estado de Venezuela, Nicaragua, Argentina y Brasil, por ser obsecuentes con los populistas que a ellos dominaron, de los que un par aún mantienen su dictadura en los dos primeros hermanos países mencionados. 
Manta, 29 de octubre de 2.018 / 2.864.    
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: