Actualizado hace: 2 horas 20 minutos
Hoy dos años…
Hoy dos años…
Por: Melvyn Herrera
melvynherrerac@hotmail.com

Lunes 16 Abril 2018 | 04:00

¡Cómo pasa el tiempo! Hoy dos años hace, fue una fecha imborrable en las mentes de todos quienes vivimos en carne propia el terremoto que asoló a Esmeraldas y Manabí.

Fue algo muy malo que nunca pensamos pasar y peor repetir, por el cúmulo de desgracias y destrucción general que nos tocó ver y soportar a quienes fuimos parte afectada de este castigo de la naturaleza, y donde se juntaron imprevisiones constructivas con falta de planificación -que podrían ser de experiencia- dado que, tengo entendido, es la primera ocasión que en esa magnitud nuestra sociedad sufría un embate así, con tantos hermanos que fallecieron y desaparecieron, con tantas desgracias individuales y colectivas que presenciamos y que si, de veras, inicialmente nos doblegaron, pienso que, asimilando lo sufrido, al menos un poco nos hemos fortalecido.

Hoy, todos con nuestras frentes inclinadas por quienes el terremoto condujo a la partida eterna y por los heridos que se produjeron, miremos luego el futuro con la agudeza que nos dejó el infortunio. Seamos conscientes con  la oportunidad de reconstruir todo lo que sea posible en beneficio de las generaciones venideras, aplicando las técnicas necesarias, previniendo y/o intentando mitigar los efectos de los trastornos naturales de distinta especie a los que estamos expuestos. 
Por ello, destaco que en medio de tanta calamidad nos favoreció y motivó la solidaridad del nuestro Ecuador entero; y también la de muchos pueblos de fuera de las fronteras patrias, lo que debe ser vigilado para el buen cumplimiento de las actuales autoridades responsables de manejar esos recursos, los que deben invertirse en beneficio de los damnificados,  primeramente, y sociedad perjudicada luego, para así, de alguna forma, aliviar el sufrimiento de nuestra gente.
Con gran generosidad nuestros compatriotas aceptaron el aumento del impuesto del IVA y otros tributos, cuyos valores fueron destinados a nuestra golpeada economía, lo que por diversas razones ahora está verificándose, dada la estela de corrupción que dejó el gobierno anterior y por las sospechas de malos manejos de los anteriores específicos responsables.
También se presume de varias actuales autoridades elegidas por el voto popular, que no priorizaron las urgencias y necesidades del momento y se aprovecharon desviando recursos para otros fines que no eran los oportunos. Como muestra informó la prensa que, con esos sagrados fondos, un ministro del gobierno central, de ese entonces, alfombró su provisional oficina en Pedernales -donde fue el epicentro- antes de auxiliar a tanto conciudadano que necesitaba de todo en esos momentos; ¡increíble! 
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: